La Comisión Europea busca una nueva fórmula para impulsar a los ELTIF


Los fondos de inversión a largo plazo europeos (ELTIF por sus siglas en inglés y FILPE en castellano) nacieron hace ya cinco años como una prueba más de la integración que se quiere alcanzar en Europa con respecto a los productos financieros. En concreto, este tipo de productos, tal como se explicó en su día en este artículo son una modalidad de fondos de inversión alternativa, que deben estar especialmente autorizados para operar como tal en el ámbito de la Unión Europea.

Sin embargo, en estos cinco años de existencia, la aceptación de este tipo productos no ha sido tan alta como en un principio se esperaba y según recoge la consultora FinReg360 solo se han lanzado 27 fondos de este tipo  en toda la UE y con activos bajo gestión inferiores a los 2.000 millones de euros.

Con el objetivo de relanzar este modelo de fondos de inversión comunitarios y de muy largo plazo como son los ELTIF, la Comisión Europea ha lanzado una consulta para revisar su régimen normativo y conseguir un mayor impulso hacia este tipo de productos que se mantendrá abierta hasta el 19 de enero de 2021.

En junio de 2020, el foro de alto nivel de la CMU formuló una serie de recomendaciones específicas para revisar el reglamento de los FILPE, entre ellas la de ampliar el abanico de sus activos aptos y reducir los obstáculos a la inversión”, afirman desde FinReg360. Según explican desde esta consultora, lo que se pretende es por un lado evaluar los elementos jurídicos y políticos del marco de los ELTIF con el objetivo de aumentar su atractivo para los proyectos de inversión a largo plazo, elevar el número de fondos y aumentar su aportación a la economía real.

Los fondos ELTIF presentan una serie de ventajas para el inversor pero también algunas desventajas . Por ejemplo, como ventaja se puede destacar la amplia variedad de activos donde puede invertir y el hecho de que lo hace con una visión de largo plazo- al final del periodo de construcción de cartera, al menos el 70% de los activos del vehículo tienen que estar invertidos en instrumentos a largo plazo emitidos por compañías públicas o privadas  y solo se permite que un 30% de la cartera esté en instrumentos cortoplacistas o liquidez.

Además, cuentan con límites en cuanto a apalancamiento ya que el máximo es del 30% y la inversión mínima no es tan elevada como puede ser en un hedge fund ya que el mínimo es de 10.000 euros aunque, eso sí, si el inversor dispone de un patrimonio financiero inferior a 500.000 euros, no puede destinar más de un 10% a ELTIF. Pero el gran inconveniente es que estos productos no son traspasables y eso en un país como España que cuenta con la ventaja fiscal del traspaso puede resultar un problema para su expansión.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído