La CNMV firma un acuerdo de colaboración con el supervisor chino


Un reciente convenio de cooperación bilateral entre la CNMV y la Comisión de Regulación de Valores de la República Popular China (CSRC) podría abrir una nueva puerta a la inversión de las entidades españolas en el gigante asiático.



Una las consecuencias del convenio es que las entidades financieras españolas podrán obtener la calificación de QIIF (Inversor Institucional Extranjero Cualificado, por sus siglas en inglés ) por parte del supervisor chino. Así, las entidades españolas podrían acceder al mercado de acciones clase A de las bolsas de Shangai y Shenzen. Estas acciones, que cotizan en yuanes, se encuentran al alcance del inversor extranjero desde 2002, aunque es imprescindible obtener una licencia especial del gobierno chino, la QIIF. Precisamente, uno de los principales requisitos para obtener esta licencia era que el supervisor del país de origen de la gestora tuviese un acuerdo de cooperación con el CSRC.



En contrapartida, las entidades financieras chinas también podrán acceder a nuestro mercado siempre y cuando cuenten con la calificación de QDII (Inversor Doméstico Internacional Cualificado), una licencia imprescindible para que las entidades chinas puedan invertir en mercados extranjeros, aunque con ciertas restricciones. Al igual que ocurre con la QIIF, la licencia QDII sólo da acceso a los mercados que cuentan con un acuerdo de supervisión con el supervisor chino.

Empresas