La CNMV estudia medidas para ayudar a que los fondos de hedge funds resuelvan los problemas de liquidez


La crisis de liquidez en los mercados ha planteado nuevos retos a los fondos de fondos españoles de inversión libre. Antonio Carrascosa, director de PwC y responsable de cumplimiento normativo de la firma, trabaja junto con la CNMV para identificar los aspectos de la regulación española que son susceptibles de mejora.



En términos inmediatos, Carrascosa destaca que, cualquier cambio en el régimen de preavisos del producto o la posibilidad de incluir el pago de reembolsos en especies cuando no estaba previsto en el folleto del fondo, obliga a dar el derecho de separación a los partícipes, algo que limita la capacidad de maniobra de los gestores españoles en situaciones de crisis.



“Las alternativas son complicadas. Estamos trabajando con la CNMV en la posibilidad de dar mecanismos más formales para poder gestionar los problemas que se presentan en la situación actual, sobre todo con la parte más ilíquida de las carteras”, explicó Carrascosa durante el seminario PwC Hedge Fund Tour 2008, organizado en Madrid por Landwell-PwC, el despacho de abogados y asesores fiscales de PricewaterhouseCoopers



El sector de la gestión alternativa admite que la regulación aumentará. En general, se asume que los gestores estarán obligados a una mayor transparencia. En el caso español, la normativa sobre hedge funds incluye, según los expertos, controles suficientes sobre la actividad de los gestores. Pero algunos aspectos podrían cambiar en el futuro cercano. Carrascosa, que fue director general de entidades de la Comisión, participó activamente en todo el proceso de elaboración de la normativa española sobre inversión libre.



“La regulación en España se centró más en la protección del inversor que en los riesgos que conllevan las estrategias de los hedge fund. En el futuro es muy probable que el regulador preste más atención a este último aspecto. Hay fuentes claras de inestabilidad que derivan de la operativa de los hedge funds. Habría por ejemplo que analizar el efecto que podría tener para la banca la quiebra de uno o varios hedge funds; los efectos de la operativa de los hedge sobre el mercado; y la necesidad de aumentar el control sobre el grado de exposición de la banca a estos productos alternativos”, señala Antonio Carrascosa, director de PwC y responsable de cumplimiento normativo.



Los cambios podrían incluir un énfasis sobre los mecanismos adecuados de distribución de productos. “Los criterios de importe mínimo de la inversión y la declaración de consentimiento por parte del inversor son insuficientes. A la vista de los acontecimientos actuales, tiene más sentido centrarse en el concepto de idoneidad de la inversión. Establecer políticas adecuadas de comercialización de instrumentos financieros por parte de las entidades como un filtro previo”, afirma Carrascosa.



En cuanto a los requisitos de información por parte de las gestoras, Carrascosa considera que es posible que se “incrementen las exigencias de información al supervisor y que la CNMV sea más flexible en cuanto a la información que se debe dar al inversor, sobre todo si se trata de inversores cualificados”.



En el seminario de PwC también se cuestionó la viabilidad de intentar distribuir hedge funds entre inversores minoristas. “El 60% de los reembolsos en los hedge funds provienen de productos estructurados, precisamente los que mas se han distribuido a cliente retail”, señaló Iván Poza, director de Hacourt Investments en España.
Empresas

Lo más leído