La CNMV cumple desde hoy con las directrices de ESMA sobre políticas de remuneración en las gestoras


La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) notificó la semana pasada a la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA, por sus siglas en inglés) su intención de cumplir con las dos directrices sobre políticas de remuneración adecuadas en las gestoras de instituciones de inversión colectiva, que entraron en vigor ayer, primer día de enero de 2017.

Estas directrices versan sobre las políticas remunerativas adecuadas con arreglo a la directiva OICVM (destinada a gestores de fondos armonizados o UCITS) y a la DGFIA (para gestoras de fondos alternativos). Así, la CNMV tendrá “muy en cuenta” las mismas en sus procedimientos de supervisión, afirma el ente español en su comunicado oficial.

Las directrices de la entidad presidida por Sebastián Albella abarcan aspectos como el concepto de remuneración, la identificación de los empleados sujetos a estas directrices, el principio de proporcionalidad, la remuneración en gestoras que forman parte de un grupo, la aplicación de diferentes normas sectoriales, la remuneración teniendo en cuenta la situación financiera de las gestoras, el gobierno corporativo de las remuneraciones, los requisitos generales y específicos de alineación del riesgo o la transparencia sobre las remuneraciones.

Uno de los aspectos más importantes en los que se entra en detalle es el de empleados sujetos a estas directrices. Así, serían “aquellos miembros del personal cuyas actividades profesionales tengan un impacto significativo en el perfil de riesgo de la gestora y de los fondos que gestiona, así como aquel personal de entidades a las que la gestora pudiera haber delegado funciones de gestión de riesgos y/o gestión de las carteras (miembros del consejo de administración, directivos de la gestión de la cartera, administración, marketing, personal que ejerce las funciones de control…)”, relata el documento.

Además, se han modificado las directrices de remuneración de la DGFIA para reconocer la aplicación de las directrices de remuneración de bancos de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, en inglés) si la gestora forma parte de un grupo bancario y el personal de la gestora influye de modo relevante en el perfil de riesgo del grupo.

No aplicación y aplicación adaptada

La CNMV reconoce la posibilidad de no aplicar ciertas reglas, como la de diferimiento parcial o la de pago de una parte en instrumentos financieros. También se reafirma en la aplicación adaptada a las características de cada entidad del principio de equilibrio entre los componentes fijo y variable de la remuneración.

Respecto a este último principio, que “el componente fijo debe constituir una parte suficientemente relevante de la remuneración total”, aunque se enuncia de forma genérica y sin indicación de ningún límite porcentual, la CNMV lo considera “compatible con la posibilidad de que la parte variable de la remuneración pueda exceder del doble de la remuneración fija”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído