La CNMV aún no tiene claro si seguirá los criterios de ESMA en materia de formación bajo MiFID 2


El director de Autorización y Registro de la CNMV, Antonio Moreno, ha señalado este jueves que “en los próximos meses ya se verá” qué línea sigue el supervisor de cara a regular los requisitos de cualificación y competencia que se imponen bajo MiFID 2 a quienes prestan asesoramiento y dan información. Según Moreno, en la actualidad aún no hay nada decidido y se está trabajando con países de nuestro entorno para analizar las implicaciones de esta materia, que calificó de “muy relevante”. Según explicó, en el seno del supervisor ESMA se generó un gran debate durante la elaboración de las directrices en materia de formación, “se recibieron unos 80 comentarios, de los que el 10% eran españoles”. “Ahora la CNMV debe decidir si cumple o no las directrices ESMA”, añadió.

En síntesis, la CNMV y el resto de autoridades nacionales están debatiendo si optar por publicar una lista de certificaciones que acrediten los requisitos que impone MiFID 2 o por publicar los criterios de conocimiento. En tono distendido, Moreno comentó que, en su opinión, parece “más razonable confiar en un médico titulado y con formación permanente y actualizado”. Ante un auditorio formado por economistas, el director de Autorización y Registro de la CNMV fue el ponente del Taller “MIFID 2: La aportación de los economistas en la protección del inversor”, organizado por el Consejo General de Economistas y el Colegio de Economistas de Madrid, dentro del "Foro Anual de Economistas" que tiene lugar en Madrid entre el jueves 19 y viernes 20 de mayo.

Durante su intervención, Moreno también instó a los profesionales afectados por MiFID 2 a que vean esta Directiva “como una oportunidad y no como un coste”, aunque también reconoció que las mayores obligaciones de cumplimiento normativo pueden suponer “una barrera de entrada”. Algo que, en su opinión, está siendo una de las grandes tendencias en los mercados de valores, como también es tendencia “la cada vez mayor demanda de valor añadido en la prestación de servicios”. Moreno repasó durante su intervención los hitos normativos nacionales y europeos en materia de protección al inversor para poner de manifiesto que mucho de lo que viene con MiFID 2 no es tan nuevo, aunque sí de más calado y con más desarrollo. Y, de cara a adoptar posiciones estratégicas, aconsejó a los profesionales de la inversión que “no esperen al final para una decisión y no crean que todo sigue igual”, porque hay mucho cambio.

Retrocesiones

Sobre la regulación de las retrocesiones, Moreno señaló que se está trabajando sin que aún haya nada cerrado, pero aconsejó a los profesionales del asesoramiento que se pregunten por el tipo de asesoramiento que quieren dar y el que pueden dar. “No se trata solo de pensar en las retrocesiones, sino en el tamaño (del negocio de cada asesor)”, dijo. Asimismo, les instó a que analicen lo que los clientes quieren pagar por el asesoramiento. En su opinión, no es del todo cierto ese lugar común de que el cliente no está acostumbrado a pagar porque ya lo está pagando, “lo único que cambia es que pagará de otra forma”, añadió. Asimismo, según Moreno, los profesionales deberían reflexionar sobre “el valor de la independencia para el cliente”. En su opinión, además de para los clientes de banca privada y personal, la independencia también puede ser importante, por ejemplo, para quienes han tenido experiencias negativas con sus inversiones en los últimos años. Y se mostró preocupado por la aparición en el Reino Unido de asesores no registrados, “esto es muy negativo y justo el efecto contrario de lo que se quiere”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído