La bolsa europea gana peso entre los gestores españoles


A las gestoras españolas les gusta los fondos de renta variable europea, no cabe duda, ya que, a medida que se amplía el horizonte de inversión en el contexto de un futuro próximo, más optimismo hay en torno a ellos. Así, según la encuesta mensual elaborada por Funds People para 'Expansión', un 70% de las firmas nacionales entraría en fondos de renta variable europea para una inversión a tres meses, una tendencia que se acentúa para períodos más largos, donde el porcentaje se mantiene constante en un 70% a un año y asciende hasta el 90% a tres años.

La renta variable española también gana adeptos. Si para el próximo trimestre un 30% de las gestoras nacionales entraría en este tipo de fondos, de aquí a un año ya sería un 60% las que lo harían. Y a tres años, serían aún mas. Un 70% lo afirma.

Este optimismo por la bolsa europea en general y por la bolsa española en particular se justifica por las rentabilidades que las gestoras nacionales esperan que tengan esos fondos. Un 33% de las encuestadas cree que, durante los próximos 12 meses, los fondos de renta variable europea lograrán una rentabilidad del 10%, cifra a la que se le suma otro 33% de participantes que esperan un rendimiento del 8% para los productos de bolsa de Europa.

En lo que respecta a la renta variable nacional, aunque algo más repartidas, también son muy alcistas las respuestas de las gestoras españolas. Un 30% de ellas estima una rentabilidad del 10% para los fondos de bolsa española en el próximo año. A ese juicio se le suma un 20% de ellas que prevé una rentabilidad del 8% y otro 20% que, por su parte, la sitúa en un 6% de aquí al verano que viene.

Los fondos de renta variable estadounidense y japonesa, por su parte, lograrían rentabilidades algo más bajas, tal y como prevén las gestoras españolas, que se decantan en su mayoría por rendimientos del 4% en el caso de la americana y del 6% o del 8%, como máximo, en el caso de la japonesa. Los fondos de bolsa emergente, sin embargo, no logran poner de acuerdo a las firmas nacionales, los cuales tendrían rentabilidades del 0%, en el escenario más pesimista, o del 15%, en el escenario más optimista.

Los fondos de renta fija desarrollada o la nula rentabilidad

Los fondos orientados hacia deuda de la zona euro, en dólares o japonesa no generarán rentabilidad en un año, creen las principales gestoras españolas. Incluso, un 40% de ellas piensa que, según sus estimaciones, los fondos de renta fija en dólares tendrán una rentabilidad negativa del 1%. No así los fondos de renta fija emergente, con rentabilidades probables del 3% o del 4%. La mayoría de las firmas de gestión de activos españolas así lo considera.

Varapalo para los fondos de materias primas

Ni en tres meses ni en un año. Ni tan siquiera en un trienio. Las gestoras españolas reconocen no querer de momento fondos de materias primas. De hecho, ninguna de ellas apuesta por este tipo de fondos.

Preguntadas por qué categoría de fondos deberían vender en los próximos dos o tres meses debido a las elevadas valoraciones que han alcanzado o a la pérdida de atractivo del sector o región en concreto en los que invierten, un 50% optaría por vender fondos de renta fija a largo de gobiernos, seguido de fondos monetarios y de renta fija corporativa.

Perspectivas favorables para el sector financiero

Los fondos donde el sector financiero tenga un gran peso en cartera serán, en opinión de las gestoras españolas participantes en la encuesta, bien vistos por éstas, ya que un 44% de ellas confía plenamente en los fondos con este sesgo. De hecho, el sector de las finanzas es el que mejor parado sale de cara al próximo año, puesto que obtiene una nota media de 2,44, es decir, que los expertos tienen puestas en él unas perspectivas moderadamente buenas, algo mejores que las del sector de las tecnologías, medios y telecomunicaciones (2,67) y las del sector de la biotecnología (2,89), también con una buena sintonía. Peores estimaciones albergan en torno al sector de la construcción (3) y al sanitario (3,11), con perspectivas algo peores que los anteriores aunque, en todo caso, no demasiado malas. La media para el conjunto de los cinco sectores es de 2,82, lo que implica una visión buena pero atemperada.

Se ven mixtos a lo lejos

Las entidades de gestión de activos españolas planean lanzar a lo largo de los próximos 12 meses, sobre todo, fondos mixtos. Se pretende aprovechar la tímida pero creciente mayor exposición al riesgo por parte del cliente español de fondos vista durante los últimos meses. Un 56% de ellas lo confirma. En segundo término, aunque con menor incidencia que los anteriores, también se podrá ver hasta el verano que viene lanzamientos de fondos con filosofía de inversión alternativa, tal y como reconoce un 33% de las gestoras encuestadas. Por el contrario, lo que no se verá serán fondos sectoriales. Los expertos participantes no creen que sus entidades lancen o potencien la comercialización de productos especializados en sectores productivos concretos. Los fondos de bonos o monetarios con carácter conservador tampoco tendrán mucho tirón, a juicio de las gestoras españolas. Sólo un 11% de ellas piensa que sus respectivas entidades apostarán por este tipo de producto.

Los fondos de renta variable, a la caza de los flujos de capital

Un 40% de gestoras locales confía en que, durante el próximo año, se produzca la esperada “gran rotación” entre los clientes españoles y que éstos pasen desde la renta fija hacia la renta variable, hecho que habría de traducirse en una entrada de dinero en los fondos de bolsa. No obstante, y como un paso intermedio, otro 20% de ellas espera captaciones importantes en fondos mixtos. Estas estimaciones vienen propiciadas por la política de comercialización que llevarán a cabo las gestoras españolas entre el verano de 2013 y el verano de 2014, tal y como se observa en la encuesta. Lo que queda por ver es si los clientes españoles responden a la llamada de las gestoras y meten su dinero en fondos de bolsa o en fondos mixtos donde la renta variable tenga una importancia considerable o, por el contrario, continúan con su posición de asegurar el capital invertido y obtener una rentabilidad no demasiado alta pero segura. 

Noticias relacionadas