"La Bolsa europea está significativamente más barata que la de Estados Unidos"


Tras el favorable comportamiento registrado por la Bolsa europea el año pasado, el inversor está empezando a cambiar su visión sobre un mercado al que, según explica Nigel Bolton, responsable del equipo de renta variable europea de BlackRock, todavía mantiene una baja exposición. “El inversor volverá a Europa al ser un mercado significativamente más barato que el de Estados Unidos y con unas valoraciones que, a pesar del rally vivido desde 2012, siguen siendo muy atractivas”, asegura el experto. Sin embargo, la aproximación a esta clase de activo deberá hacerse de una manera muy disciplinada. “La selección de valores jugará un papel crucial”.

En una entrevista concedida a Funds People, el reputado gestor se muestra convencido de que en 2013 el principal factor que impulsará la renta variable europea serán los beneficios empresariales. “Ante la ausencia de nuevas crisis políticas, el inversor volverá a fijarse en los fundamentales”. Ahí es precisamente donde Bolton cree que estará la clave. “El año pasado fue muy negativo en términos de resultados corporativos. Esperamos que las medidas puestas en marcha por las autoridades monetarias se dejarán sentir especialmente en el segundo semestre del año y tendrán un impacto positivo sobre las empresas exportadoras europeas”, apunta.

En este sentido, Bolton cree que 2012 ha sido el año en el que los políticos europeos han tomado verdadera conciencia de la crisis de la eurozona, eligiendo además el camino correcto a seguir. “La simple advertencia de Draghi de que haría todo lo que fuese necesario para garantizar la supervivencia del euro fue suficiente para que la prima de riesgo española se contrajese bruscamente. La diferencia, en esta ocasión, es que el mercado le ha creído”, afirma. En su opinión, los periféricos han hecho un gran esfuerzo en los últimos años para mejorar la competitividad de sus economías, especialmente España.

“El Gobierno español no se ha acogido al programa de OMT porque no lo necesita y, si así fuese, dispondría de la ayuda, lo que ha tranquilizado a los inversores”. No obstante, Bolton reconoce que la posición del país frente a Italia sigue siendo de mayor debilidad por los efectos de una burbuja inmobiliaria que había incubado durante años. Por su parte, el experto considera que el principal riesgo a corto plazo que gira en torno a la economía transalpina hace referencia a la incertidumbre sobre la composición del nuevo arco parlamentario y el compromiso del futuro Gobierno con el programa de reformas. En ambos mercados, Bolton encuentra oportunidades, si bien de manera muy selectiva.

“El sentimiento hacia Europa en su conjunto está cambiando”. Esto ha llevado a la gestora a sobreponderar esta clase de activos en sus carteras. Tres razones justificarían, en opinión del gestor, esta recuperación del interés: valoraciones atractivas, bajo posicionamiento por parte del inversor y entorno macroeconómico que tiende a mejorar. “Cabe recordar que la bolsa es una indicador adelantado que ahora descuenta un escenario a doce meses mejor que el actual. Hemos vivido una crisis empresarial masiva, que ha hecho que las empresas atesorasen fuertes volúmenes de liquidez que no han invertido por las incertidumbres sobre el futuro de la eurozona”.

Estrategia del equipo y posicionamiento

En el proceso de selección, el equipo utiliza filtros cuantitativos y cualitativos. “Nos basamos en los fundamentales de cada compañía, su valoración, el momentum, los flujos de caja… Si vemos que es interesante, los analistas construyen el modelo, en el que se asigna a cada valor un precio objetivo. Si la acción lo alcanza, reevaluamos la compañía, estudiamos los cambios que se han producido y, sobre todo, la evolución de su negocio. Esto nos permite saber si es momento de vender o no”, señala. Este proceso lo complementa con reuniones con los equipos directivos de las empresas. “Visitamos cada año en torno a 1.000 empresas. Aprovechamos esta oportunidad para entender su negocio y conocer su estrategia”.

El dividendo es un factor a tener en cuenta, si bien no lo es todo. “Nos podemos encontrar con empresas que no pagan un elevado dividendo porque reinvierten los beneficios en el negocio lo que, si se hace bien, puede hacer crecer al valor”. El dividendo, a su entender, tiene que ser sostenible. Recuerda el caso de las operadoras de telecomunicaciones, un sector que ha visto cómo su negocio entraba en una espiral decreciente, lo que obligaba a los directivos a recortarlos. En términos generales, Bolton reconoce estar añadiendo valores cíclicos a sus carteras, sobreponderando además industriales y materiales, así como compañías vinculadas al consumo, en especial el lujo. Por el contrario, está neutral en el sector financiero.

El año pasado, la estrategia seguida por el equipo ha dado un buen resultado. En el caso del BGF European Equity Income, el fondo ofreció en el último año una rentabilidad del 20,7%, 2,6 puntos por encima del MSCI Europe. Por su parte, la brecha que le sacó el BGF European Focus al índice de referencia fue incluso mayor (5,4 puntos), al lograr el fondo una rentabilidad del 23,5%, frente al 18,1% del selectivo. Para 2013, Bolton augura una subida del mercado europeo del 15%, aunque a corto plazo espera una corrección que, en su opinión, no será grave, que estima en torno al 5%.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas