“La bolsa europea está barata por una razón: el mayor riesgo que entraña invertir en ella”


No hay nada más asustadizo que el dinero y, en este sentido, el miedo es un factor determinante que actualmente atenaza a los inversores. A menudo, este componente tiene un impacto muy significativo en las cotizaciones, dejando al descubierto interesantes oportunidades de inversión. “El mercado está dominado por el miedo: es el momento de invertir”, asegura Justin Abercrombie, responsable del equipo de inversión QEP de Schroders. Sin embargo, es necesario saber elegir bien ya que, en el actual entorno, no todo vale.

En una entrevista concedida a Funds People, este experto se muestra convencido de que en el medio-largo plazo, la bolsa puede dar grandes alegrías a los inversores, sobre todo a aquellos que apliquen criterios de selección muy rigurosos. Y es que, los momentos en los que el mercado no discrimina son cuando aparecen las mejores oportunidades de inversión, señala Abercrombie. En este aspecto, considera que “las compañías de seguros representan una buena opción, al ser valores que se han visto muy penalizados por formar parte del sector financiero a pesar de tener un modelo de negocio muy diferente”.

No obstante, esto no quiere decir que unos niveles de valoración bajos signifiquen automáticamente una llamada a la adquisición. Ni mucho menos. El mercado europeo sería –según el responsable de Schroders- buen ejemplo de ello. “Europa está barata por una razón: el mayor riesgo que entraña invertir en este mercado”, afirma. Pese a ello, se pueden encontrar en él valores interesantes, incluso en aquellos que han sido puestos en la picota, como es el caso del español, mercado que actualmente ocupa el 0,5% de la cartera del Schroder International Selection Fund QEP Global Quality, fondo de renta variable global que, a través de un minucioso proceso de selección, construye una cartera muy diversificada de compañías de gran calidad, rentables, estables y sólidas desde un punto de vista financiero.

En términos generales, sin embargo, Abercrombie infrapondera la renta variable europea, cuyo peso en el fondo se reduce a la mitad con respecto a la ponderación del continente en el MSCI World. Por el contrario, destaca la clara sobreponderación que mantiene a los mercados de renta variable emergentes, clase de activos en los que posiciona hasta el 10,6% de la cartera. También sobrepondera ligeramente la Bolsa británica, a la que expone el 11,7% del total, dos puntos por encima del índice de referencia. El peso de Estados Unidos también se sitúa ligeramente por debajo del índice de referencia. “La clave está en elegir empresas rentables, con sólidos balances y cuyos beneficios crezcan de manera sostenible”, afirma el experto.

Para evitar el riesgo, apuesta por crear una cartera muy diversificada compuesta por casi 600 valores. Saber elegir con acierto no es fácil, sobre todo en momentos en los que el ruido afecta seriamente a la visibilidad del mercado. Las discusiones existentes en el seno de la Unión Europea sobre el modo de salir de la crisis no ayudan. Para Abercrombie, en la discusión entre austeridad y crecimiento no debe olvidarse lo verdaderamente prioritario, “que no es otra cosa que eliminar las trabas regulatorias para la creación de empresas y facilitar la contratación”.

Profesionales
Empresas