La batalla de Italia


 

  • La respuesta política que la UE está dando a su crisis de deuda y las reuniones de la cumbre del G-20 siguen siendo insuficientes para contener los efectos de contagio de un previsible default heleno.

 

  • Italia, sometida a una fuerte presión por parte de los mercados, todavía no tiene una estrategia de salida creíble a la crisis. Una intervención del BCE es tan necesaria como probable, para evitar un alza insostenible en el coste de financiación del país.

 

  • China y Estados Unidos siguen siendo un buen refugio gracias a la pujanza de su demanda interna.

 

  • Nuestra apuesta continúa siendo apostar por deuda pública de alta calidad.

 

Lo más leído