La apuesta por los emergentes de Legg Masson


Batterymarch Financial Management, filial de Legg Mason, considera que los mercados emergentes tienen buenas perspectivas económicas y que las valoraciones no muestran indicios de que se genere una burbuja, según una nota remitida por la propia entidad.

“Como anticipación de una recuperación, los precios de las acciones tienden a subir en la última fase de una recesión”, afirma Ray Prasad, gestor senior del equipo de inversiones en mercados emergentes de Batterymarch. “Sin embargo, esto no siempre significa que el mercado esté sobrevalorado. De hecho, creemos que la mayoría de los mercados emergentes tienen en la actualidad valoraciones realistas, o están ligeramente infravalorados. Cuentan con gran liquidez en los mercados tanto globales como locales y creemos que mantendrán su solidez”.

La gestora estima que las anteriores burbujas se caracterizaron por valoraciones altas y una relación precio/valor contable por encima de 5.0x. Como explica Prasad, “en el momento actual los valores en mercados emergentes muestran una relación precio/ valor contable de 2.0x, con previsiones de crecimiento a dos años cercanas al 25%. Estas cifras están en línea con las valoraciones históricas y aún mantienen un pequeño descuento con respecto a los países desarrollados”.

Batterymarch opina que los mercados emergentes son una apuesta mucho menos arriesgada de lo que lo fueron en el pasado y ofrecen, hoy, oportunidades muy superiores a las que ofrecen los mercados desarrollados. A diferencia de estos últimos, los emergentes muestran un balance de cuentas más estable, grandes superávits por cuenta corriente y controlan la mayor parte de las reservas mundiales de divisas.

Para Prasad, “la fortaleza de los mercados emergentes a nivel corporativo aumenta. En ellos, las empresas han tenido un alto rendimiento durante varios años, un estancamiento muy inferior al mostrado por los mercados desarrollados y barajamos previsiones muy positivas a partir de 2010. Nuestros datos muestran un crecimiento de ganancias por acción en los mercados emergentes superior al 24% para los próximos dos años. Todo esto son signos de gran solidez y crecientes oportunidades a largo plazo”.

Batterymarch también cree que el proceso de endurecimiento de la política monetaria china continuará durante los próximos entre 12 y 18 meses y que las autoridades no aumentarán los tipos de interés a corto plazo. “Este endurecimiento tiene como objetivo ralentizar el crecimiento económico sin llegar a paralizarlo. La importancia de China para el crecimiento del resto de los mercados emergentes hará que algunos de estos países también ralenticen su ritmo. En cualquier caso, esto no tendrá efectos hasta, al menos, entre tres y seis meses desde a fecha. Al margen de estos cambios, los mercados emergentes crecerán muy por encima de los mercados desarrollados y el precio de los valores seguirá beneficiándose del aumento de las ganancias corporativas”, explica el gestor.

Como conclusión, Batterymarch afirma que los mercados emergentes están bien posicionados para obtener ventajas a largo plazo del estímulo provocado por la inversión en infraestructuras y el aumento de la demanda local. El ajuste sufrido a principios de 2010 proporciona buenas oportunidades para aumentar la exposición a estos mercados.

 

Empresas

Lo más leído