La AEB ve "posible y probable" la ruptura de la zona euro


La Unión Europea celebra hoy una nueva cumbre clave, una reunión donde debería dibujarse el diseño futuro de la moneda única y donde se juega, de hecho, la supervivencia misma del euro. Y no está nada claro qué va a salir de ella. Mucho menos para el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, que hoy aseguraba que una ruptura del euro "no sólo es posible sino que es incluso probable".

La razón de que estemos donde estamos es, a su juicio, la falta de reacción de los líderes europeos, a los que acusó en numerosas ocasiones en su intervención en un curso en la UIMP de Santander (organizado por la APIE y BBVA) de haber llevado a la economía europea a la situación crítica en la que se encuentra en estos momentos al no haber tomado las decisiones enérgicas que una crisis severa de deuda requiere.

“Algunos quieren dividir Europa en buenos y malos y la unidad no solo es deseable, sino imprescindible, y los que tienen superávit son igual de culpables que los que tenemos déficit”, dijo Martín, para quien "la prioridad de España debe ser mantenerse en el euro". Esa sentencia dejó patente de nuevo sus serias dudas de que la zona euro vaya a continuar en adelante con los mismos miembros que tiene en la actualidad.

El representante de los bancos españoles insistió en su idea de que el gran problema de España no son los bancos, sino la crisis de deuda y la falta de competitividad. Y para luchar contra lo primero abogó por medidas contundentes en Europa, y para ganar en lo segundo, por una profunda devaluación interna en España, con bajadas de sueldos durante cinco o diez años.

Con esas soluciones y con un saneamiento definitivo de las entidades no solventes (incluidas las liquidaciones de las no viables), Martín está convencido de que la banca española puede volver a ser la mejor en Europa. "Podemos hacerlo si no nos empeñamos en hacer las cosas mal. ¿Por qué nos empeñamos en hacer las cosas mal?", se preguntó.

Sobre soluciones concretas, Martín abogó por reducir el tamaño de Bankia quitándole la parte menos sana, "más caduca y quebrada", y su posterior venta a una gran entidad, igual que se hizo en el pasado con Banesto. Para otras entidades con problemas, ve más factible la creación de un banco malo para separar sus problemas y su continuidad como entidad fuerte y solvente.

Noticias relacionadas

Lo más leído