Kutxabank amplía su gama de fondos cartera con dos nuevos vehículos


Kutxabank amplía su gama de fondos cartera. La entidad, con una estrategia clara en el servicio de gestión discrecional de carteras, tal y como el propio Joseba Orueta, consejero delegado de Kutxabank Gestión señalaba a FundsPeople, lanza dos nuevos fondos para completar su oferta de vehículos que componen el servicio. La firma es la gestora española con mayores captaciones hasta la fecha en 2020. 

La entidad cuenta actualmente con el 60% de su patrimonio total, cercanos a los 12.650 millones, en fondos dirigidos al servicio de gestión discrecional. Una cifra que podrían ampliar ahora con la llegada de los dos nuevos vehículos.

El primero buscará oportunidades e invertirá mayoritariamente en compañías que se benefician de tendencias duraderas que supongan cambios relevantes a nivel social, político, económico o tecnológico. “Las tendencias que pueden suponer un cambio sustancial en la manera de producir y de consumir serían, entre otras: crecimiento digital relacionado con teletrabajo, energías sostenibles, abastecimiento de agua, envejecimiento, atención sanitaria universal...”, destaca el folleto informativo del fondo. Además de criterios financieros, el fondo tendrá en cuenta criterios socialmente responsables, sin que sean determinantes, aclaran.

Se trata de un fondo de renta variable internacional que invertirá más del 75% de la cartera en renta variable, sin predeterminación en cuanto a capitalización bursátil, divisas, sectores o países (incluidos emergentes).

Por otro lado, la entidad incorpora a su servicio de gestión discrecional de carteras el Kutxabank RF Selección Carteras, un fondo cuya construcción de la cartera se realizará hasta diciembre de 2020 y donde se prevé mantener los activos hasta finales de 2027. La duración media de la cartera inicial será inferior a siete años e irá disminuyendo.

El fondo invierte en renta fija pública o privada, principalmente en euros, de emisores y mercados OCDE, con un máximo de exposición a países emergentes del 25%, incluidos instrumentos del mercado monetario cotizados o no, líquidos, y un máximo del 20% en depósitos, sin titulizaciones.

Además, se invertirá en deuda subordinada (con derecho de cobro posterior a los acreedores comunes), que incluye, hasta un 15% en bonos contingentes convertibles (no convertibles en acciones) y en valores de renta fija de alta rentabilidad (high yield). Al menos el 50% de la exposición será en activos con calidad crediticia media (mínimo BBB-). El resto podrá estar invertido en activos con baja calidad crediticia o sin calificar.

Este último fondo tiene una comisión de gestión del 0,8%, frente al 0,95% del fondo de bolsa. Este producto también cobra una comisión por resultados del 6%.

Noticias relacionadas

Lo más leído