Tags: ETF |

Junio: el mes en el que los ETF de renta fija captaron más que los de renta variable


Los flujos del mercado europeo de ETF prosiguieron su trayectoria alcista en el mes de junio. Según datos del barómetro mensual de Lyxor, los flujos netos de activos sumaron 8.500 millones de euros durante el mes pasado, lo que incrementó el total de activos gestionados hasta los 578.000 millones, un 12% más con respecto a la cifra de finales de 2016. De ese 12%, un 2% corresponde al efecto mercado. El resto son entradas netas. Pero lo más significativo de lo sucedido en junio es que, por primera vez desde septiembre de 2016, los ETF de renta fija cosecharon unos flujos netos de activos superiores a los de los de renta variable.

Esto es lo que sucedió en renta variable…

Las entradas en los ETF de renta variable retrocedieron hasta situarse en los 4.000 millones. Los sectores y países exportadores fueron objeto de ventas masivas en Europa como consecuencia de la brusca apreciación del euro. En este contexto, los flujos de entrada en los fondos cotizados de renta variable europea se redujeron de forma significativa hasta los 860 millones. Los ETF de renta variable estadounidense acumularon flujos netos de activos por valor de 392 millones, pese a unas noticias macroeconómicas que arrojaron luces y sombras.

Las entradas de capitales en los ETF mundiales también se ralentizaron hasta situarse en los 634 millones. Los ETF de renta variable de Asia-Pacífico registraron unos flujos de entrada mucho más elevados (866 millones), al percibir los inversores nuevas oportunidades en la región. Los ETF de renta variable emergente siguieron cosechando entradas de capitales (1.400 millones). Estos flujos se volvieron a concentrar casi en exclusiva en los ETF globales, en lugar de orientados a países concretos.

En lo que respecta a los ETF smart beta, estos productos acumularon flujos de entrada por valor de 584 millones. Los flujos en los ETF Quality Income volvieron a situarse en terreno positivo al registrar entradas de capitales que ascendieron a 181 millones, mientras que los ETF value acusaron una desaceleración hasta los 294 millones.

… y esto lo que ocurrió en renta fija

Las entradas en los ETF de renta fija aumentaron hasta los 4.500 millones, el máximo nivel observado desde julio de 2016. Los bonos corporativos siguieron experimentando fuertes flujos de entrada (1.800 millones), gracias al continuo repunte de la deuda corporativa europea. Los ETF de deuda emergente se anotaron un mayor volumen de entradas de capitales al persistir la búsqueda de rendimiento (flujos netos de activos por valor de 1.400 millones). Los ETF de alto rendimiento sufrieron salidas de capitales (-82 millones), mientras que los de deuda pública europea registraron flujos positivos por valor de 824 millones.

Las señales de una posible retirada paulatina de los estímulos procedentes de los bancos centrales en un entorno de presiones inflacionistas variadas e interrogantes sobre la dinámica del crecimiento mundial obligaron a los inversores a revisar sus expectativas acerca de la normalización monetaria. Los ETF ligados a inflación sumaron 196 millones en flujos netos de activos.

Por último, los flujos relativos a las materias primas se tornaron negativos (-56 millones). Las salidas de capitales se concentraron principalmente en los ETF generales de materias primas.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído