Julius Baer confía en el potencial de la industria de lujo ante la demanda emergente


El mercado de bienes de lujo no sólo logró sobrevivir a la crisis, sino que seguirá creciendo este año y los venideros, ante las perpectivas de multiplicarse por dos el número de potenciales consumidores en la próxima década, principalmente debido al aumento de los nuevos ricos de los países emergentes que seguirán consumiendo productos de las firmas de lujo occidentales, sobre todo europeas. “La historia de la industria de lujo es de crecimiento secular, no de recuperación clíclica”, afirma Scilla Huang Sun, responsable del equipo de renta variable en Zurich de Swiss & Global AM, la gestora de los fondos de Julius Baer y que lleva trabajando en el sector desde hace 10 años. Un sector donde abundan compañías que siguen ofreciendo altos crecimientos y beneficios, grandes marcas que les permitirán seguir siendo ganadoras en un difícil contexto de mercado y buenos fundamentales a largo plazo.

De hecho, las claves de su gestión al frente del fondo Julius Baer Luxury Brands, desde su lanzamiento hace tres años, son la exposición a mercados en desarrollo, la búsqueda de firmas que tengan poco apalancamiento o deuda (nulo en el caso de Hermés, Tods, Coach o Swatch) y atractivos flujos de caja, que les permitan contar con altos márgenes gracias a su poder de fijación de precios, y marcas con fuertes barreras de entrada. “Se necesitan años para construir una marca de lujo, en la que la tradición y la herencia juegan un papel fundamental”, comenta la experta.

Huang Sung señala, también como factores a favor, las atractivas valoraciones de la industria, por debajo de su media histórica, y la tendencia del sector a hacerlo bien en situaciones de recuperación de los mercados bursátiles, que hacen prever un “buen comportamiento en los próximos dos o tres años”.

En los últimos meses además ha jugado a favor la debilidad el euro, si bien Hunag Sun señala que la capacidad de las firmas de ajustar los precios a los flujos de divisas les permite esquivar ese riesgo. “La compra es emocional y por eso las marcas tienen capacidad de fijar precios, que crecen mucho más rápido que la inflación, una tendencia que continuará”, dice la gestora.

El poder de los consumidores emergentes

“La creación de riqueza es mayor en los emergentes”, señala, indicando que en 2009 el mayor crecimiento de millonarios se produjo en países de Asia Pacífico (con Hong Kong doblando su número o India incrementándolo en un 51%), mientras China superó a Francia y Reino Unido en el ránking por número de millonarios. De hecho, según la revista Forbes, 38 de los 100 mil millonarios más ricos del mundo proceden de esos países. De ahí que la exposición los mismos sea una de las claves para el fondo Julius Baer Luxury Brands, pues los consumidores podrían doblarse en 10 años, y multiplicarse por 6 en países como Rusia o por 3 en China. Este último país, según las estimaciones de la gestora, contribuirá al 23% del consumo en bienes de lujo en 10 años, pues “ha pasado de ser un gran productor a un gran consumidor”, y otros países asiáticos sin Japón, a otro 35,4%. Un rápido crecimiento económico, la urbanización y un aumento de los salarios pendiente de producirse apoyarán la demanda.

Es más, se espera que China contribuya en un 52% al crecimiento de la industria en 2011, un porcentaje que llega al 80% en el conjunto de los países emergentes. “Los chinos, rusos y ricos de Oriente Medio están locos por comprar marcas de lujo occidentales, tanto a la hora de importar como al viajar, y su media de edad es 39 años, 15 menos que los ricos de países no emergentes”, afirma Hunang Sun, convencida de que la mejor forma de aprovechar esta tendencia es a través de la renta variable.

Su fondo se posiciona sobre todo en Francia (24%), Suiza (16%), Italia (12%), Reino Unido (10%) y Alemania (2%) en Europa y fuera del continente, en EEUU (27%) y Asia (4%), en un porfolio con 34 valores de alta convicción seleccionados de entre un universo de 200 y un bajo turno ver. “A corto plazo no se reflejan los fundamentales, pues se necesitan de tres a cinco años para evitar la volatilidad de los mercados”, señala la gestora. Con respecto a las firmas de lujo españolas, indica que hay varias candidatas pero la mayoría están en manos de grandes grupos foráneos. El fondo tiene activos de 70 millones de dólares.

Ambiente de fusiones y adquisiciones

Aunque muchas son firmas familiares, no se libran de la actividad de fusiones y adquisiciones del mercado. El último ejemplo, la compra por parte de LVHM del 17% de Hermés, una operación que Hunang Sun considera barata. “Es una buena marca, si bien su free-float caerá de forma irremediable”, comenta.

 

Lo más leído