Juan Nevado (M&G): “La deuda pública va a generar retornos terribles en los próximos 10 años”


Una de las área del negocio de M&G Investments en el que más crecimiento se espera para este año es la que supervisa el equipo de inversiones multiactivos de la firma. De hecho, el patrimonio del M&G Dynamic Allocation ha pasado de 11,8 a 677 millones de euros (datos a 31 de agosto) en cinco años, aunque se ha de puntualizar que el crecimiento no ha sido sólo por entradas de dinero, también por los buenos resultados del fondo, que ha generado un rendimiento anual entre el 6% y el 7% en los últimos cinco años, con unos niveles de volatilidad relativamente bajos. Además, la visión estratégica de esta gestora británica contempla a los fondos multiactivos como una de las claves para solucionar las necesidades de sus clientes en los próximos años, por lo que se espera más desarrollo en esta área. 

Juan Nevado, de visita en España, concreta más al explicar que el objetivo del  M&G Dynamic Allocation es generar un retorno de entre el 5% y el 10% en el medio plazo, con unos niveles de volatilidad de entre el 5% y el 12%, todo ello con un enfoque de retorno absoluto, sin ningún índice de referencia. En cuanto a la construcción de la cartera, el gestor afirma que “la belleza de los multiactivos es que permiten tener mucha diversificación y buscar bajas correlaciones entre los activos”. 

El equipo de M&G utiliza una metodología particular para determinar qué activos seleccionan para sus carteras. Parten de una perspectiva value y bottom up, pero su originalidad reside en el estudio del comportamiento de los inversores a la hora de comprar o vender en los distintos mercados. “Diseñamos un marco que nos permite identificar qué valores están caros o baratos y que nos permite comprarlos en el momento adecuado con el precio adecuado”, resume Nevado, que añade que tienen como premisa no realizar pronósticos sobre la macroeconomía porque consideran que otros profesionales lo hacen mejor que ellos, y aún así les parece muy difícil de predecir. “Utilizamos un enfoque de comportamiento psicológico que nos fuerza a comprar cuando los activos están baratos”, añade el gestor. 

Negativos en renta fija…

¿Qué conclusiones aporta el estudio de la psicología del inversor? Pues una muy nítida: el equipo de multiactivos de M&G está claramente negativo en renta fija, pues observan que los retornos después del ajuste a la inflación son prácticamente negativos. De hecho, el experto indica en varias ocasiones a lo largo de la presentación que invertir hoy en bonos alemanes a 10 años provoca a los inversores una pérdida anual del 1%. “Incluso la deuda corporativa BBB genera retornos negativos después de la inflación, y el bono español aporta una rentabilidad ligeramente positiva después de la inflación”, subraya. “Se pueden registrar pérdidas del 10% en términos reales por invertir en renta fija alemana y la gente sigue invirtiendo. La renta fija es un activo que va a generar retornos terribles en los próximos 10 años”. En su opinión, los activos refugio están caros”. 

Así pues, esta parte de la estrategia está clara: infraponderan renta fija en general y en concreto están cortos en bonos estadounidenses a cinco años (aunque largos a 30 años), bonos alemanes a diez y treinta años y en los bonos japoneses a diez años, aunque sí tienen posiciones concretas en renta fija emergente por considerar que las ventas del año pasado generaron una oportunidad de corto plazo. Asimismo, perciben oportunidades en algunas estrategias de valor relativo para jugar temas como los distintos rumbos que van a tomar las políticas monetarias en los próximos meses, que expresan a través del par largos en Estados Unidos y cortos en bonos alemanes a 30 años. 

También están cortos en el bund y largos en bonos españoles a diez años y portugueses a cinco años: “Nos gusta el diferencial entre España y Alemania por el impacto de las medidas del BCE. Si la recuperación continúa, habrá más presión para que la rentabilidad del bund repunte”, explica el gestor. Éste aclara que prefieren la renta fija española sobre la italiana porque el segundo país tiene peores fundamentales, al estar más endeudado y necesitar más reformas. 

Aunque el fondo también puede invertir en activos alternativos, lo hace con mucha moderación pues al equipo de gestión le preocupa mucho la liquidez: “Podemos vender todo el fondo en un día y no impactar al mercado”, asegura Nevado. Así, por ejemplo, no invierten en nada de private equity y sólo un 2% en bonos convertibles a través del M&G Convertible Bond. 

… pero la renta variable está barata

El auténtico hallazgo del equipo de M&G ha consistido en descubrir que, mientras que los bonos ofrecen retornos negativos, la renta variable ofrece la posibilidad de generar rentabilidades aceptables a precios atractivos… y sin embargo, los inversores exigen una prima muy alta para invertir en este universo. “Los inversores están contentos de perder dinero invirtiendo en bancos y bonos y exigen mucho para invertir en renta variable, algo que definitivamente es poco común”, observa Juan Nevado. 

Otra de las conclusiones a las que han llegado, en palabras de Nevado, es que “el QE del BCE va a ser mejor para la renta variable que para la renta fija porque los bonos ya han respondido y están caros”. De esta forma, las acciones europeas suponen un 16,9% de toda la exposición a renta variable de la cartera. A su vez, dentro de esta proporción la mayor parte de valores en cartera son alemanes, aunque también han invertido en nombres españoles e italianos. Asimismo, perciben oportunidades sectoriales concretas. Uno de los ejemplos está en los bancos estadounidenses, que presentan unos fundamentales más fuertes que sus competidores europeos: “Si la Fed sube los tipos, se incrementarán los beneficios de los bancos estadounidenses porque tienen el 30% de sus reservas en deuda del tesoro”. El otro sector que encuentran interesante es el de la tecnología, con la aclaración de que la encuentran barata frente al S&P 500. 

China, la gran preocupación

Dentro de este entorno de recuperación a distintas velocidades, la principal preocupación del gestor no es la debilidad de Europa, sino los problemas de China. En su opinión, China presenta un gran problema de endeudamiento y está perdiendo competitividad porque su divisa está cara. Por ello, en el equipo han tomado la decisión de ponerse cortos en renmimbis (un -5,4%) y en yenes japoneses. “Creemos que estar cortos en divisa china y japonesa protege tu cartera”, concluye. 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído