Juan Carlos Ureta (Renta 4): “Ya solo se puede invertir en liquidez o en activos con riesgo”


Salvo sorpresa mayúscula, 2019 acabará como el año de menor crecimiento de la década pero con mejor comportamiento bursátil, con máximos anuales en la renta variable europea y máximos históricos en Estados Unidos. Detrás de esta desaceleración se escoden problemas como el Brexit, los aranceles… pero también temas estructurales como el menor crecimiento en economía como China, la transformación del sector del automóvil y el enfrentamiento de China-EEUU.

Para 2020, desde Renta 4 esperan que se produzca una estabilización del ciclo y pronostican un crecimiento global del 3%. Una desaceleración pero no una recesión. Siempre y cuando continúe el apoyo de los bancos centrales, haya una tímida contribución de la política fiscal y se sigan consiguiendo avances en las negociaciones sobre las tensiones comerciales, ha explicado Natalia Aguirre, directora de análisis y estrategia de Renta 4.

Por regiones, para Estados Unidos no esperan movimientos de tipos de interés a no ser que el ciclo económico global se desacelere más de la cuenta. Con respecto al Quantitive Easing, creen que la Reserva Federal seguirá inyectando para evitar tensiones en el interbancario. Por su parte, en Europa esperan un crecimiento débil y baja inflación. Esperan que los tipos se mantengan bajos y no haya movimientos hasta 2012 o 2022. Con la revisión estratégica que realizará Christine Lagarde, nueva presidenta del BCE.

En el plano micro, este año se ha caracterizado por tener significativas revisiones a la baja en las previsiones de beneficio, sin embargo, éstas no se han trasladado a 2020, para cuando el consenso de mercado sigue descartando crecimientos de doble dígito.

En cualquier caso, esperan que la incertidumbre política global se reduzca el próximo año. Entre otros factores, por la firma de un primer acuerdo entre EEUU y China, el marginal riesgo de que se produzca un Brexit sin acuerdo o la popularidad que ha generado en Trump el Impeachment.

Posicionamiento de las carteras

Todo ello hace que desde Renta 4 planteen un posicionamiento clarísimo en renta variable frente a la renta fija. “El escenario de inversión es diferente porque ha desaparecido el activo sin riesgo. Ya solo hay liquidez o activos con riesgo”, ha asegurado Juan Carlos Ureta, presidente de Renta 4.

Según Ureta, la confluencia de las políticas monetarias no convencionales y la oleada de la revolución tecnológica ha provocado una realidad llena de “paradojas” y es la explicación “del bajo crecimiento a corto plazo”. De cara al año que viene, eso sí, todo ello conducirá a una mayor volatilidad

Por regiones, sobreponderan la eurozona, mientras que se mantienen neutrales en EEUU y España. Por su parte, recomiendan ser selectivos en los mercados emergentes. En concreto, la entidad espera que el Ibex 35 se revalorice entre un 8% y un 9%, hasta los 10.200 puntos en 2020, principalmente motivado por el crecimiento económico y el apoyo de los bancos centrales. Aguirre ha destacado la penalización que tiene el elevado peso del sector bancario, que copa el 25% del Ibex, ya que el mercado "no está dispuesto a pagar los mismos múltiplos que en el pasado" en un entorno de débil crecimiento y tipos bajos.

Con respecto a la renta fija, consideran que está en niveles exigentes, aunque hay zonas de valor: bonos en dólares apoyados por el diferencial de tipos frente a Europa, deuda pública periférica europea y high yield pero evitando rating B o inferior.

 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído