Juan Aznar: “Soy un defensor de la horizontalidad en la toma de decisiones de inversión”


Juan Aznar, presidente y consejero delegado de Mutuactivos, es muy optimista con el futuro de la inversión colectiva en España. Ante los “ruidos de mercado” generados por el referéndum de Brexit, la caída del petróleo, el menor crecimiento de China o la inestabilidad política y económica de Brasil, aconseja a los inversores “no desviarnos del futuro estructural del sector”.

Y ese futuro pasa por unas mejores condiciones económicas en España y por una nueva forma del ahorro. Por un lado, explica Aznar, “se está creando empleo, aumentando la renta disponible y manteniendo la tasa de ahorro en niveles relativamente altos”. Por otro, prevé, “vamos a ver un desplazamiento en el ahorro desde el inmobiliario hacia los activos financieros, más en un contexto de movilidad laboral como el actual, ya que no tiene sentido inmovilizar el ahorro”, defiende.

Mutuactivos, que hoy día gestiona en torno a 4.700 millones de euros, apuesta por un modelo de gestión de equipo, colectiva y colegiada. “Soy un defensor de la horizontalidad y de que la gente participe proactivamente en la toma de decisiones de inversión”, asegura Aznar. De hecho, apunta su máximo responsable, “ser referente en Mutuactivos no es cuestión de cargos, sino de absorber las ideas del proyecto y la cultura corporativa y proyectarla dentro y fuera al resto. Hay mucho sentimiento de identidad, y no hay propiedad intelectual de ninguno de los productos gestionados. Respeto el modelo de fondos de autor, pero no es nuestro modelo”, reconoce.

Un 54% de los activos totales son gestionados para el propio grupo Mutua Madrileña, mientras que el 46% restante está repartido entre terceros inversores como bancas privadas, family offices, fundaciones, mutualidades, clientes retail (quienes ya suponen un 17%) u otras aseguradoras, las cuales aunque son competidoras en seguros, son clientes de los fondos de la gestora.

Mutua Madrileña fue el primer gran cliente de Mutuactivos, aunque pronto la gestora se abrió a otros inversores que no tenían nada que ver con el grupo asegurador español pero que, sin embargo, querían invertir su capital con el mismo equipo y la misma filosofía con que lo hacía Mutua Madrileña. “Antes, o gestionabas mucho o gestionabas muy bien. Años después, se ha visto que gestionar mucho es fruto de gestionar bien”, asegura el presidente y consejero delegado de la firma, sabedor de que a Mutuactivos aún le quedan importantes retos por superar en el futuro.

Uno de ellos es sobreponerse a la barrera de la capilaridad. “El ahorro sigue canalizado en las gestoras bancarias con gran capilaridad de red y miles de oficinas. En la próxima década, los fondos de inversión van a seguir siendo distribuidos fundamentalmente en las redes comerciales, y eso nos pone el listón muy alto para seguir creciendo. Es nuestro mayor reto”, augura Aznar. Mutuactivos ha estudiado adquirir alguna gestora bajo un modelo similar al de bancaseguros, pero en plena reestructuración del sector financiero no parecía el momento ideal para dar el paso. Su convencimiento ahora es crecer de forma orgánica con sus propios equipos de ventas, aunque no descarta el crecimiento inorgánico si surge la oportunidad.

Asesores patrimoniales y renta fija

Para el máximo responsable de Mutuactivos, la crisis de 2007 abrió ventanas de oportunidades de inversión en ciertos activos, “especialmente en renta fija”. Uno de esos activos han sido las cédulas hipotecarias, al poder conformar una cartera con una TIR cierta y tener predecibilidad. Pero también ha habido oportunidades en bonos corporativos, deuda subordinada o TIER I de entidades financieras y aseguradoras. Próximamente, estrenará un fondo de bonos convertibles contingentes (CoCos).

En muchos de los casos anteriores, cuando los expertos de Mutuactivos detectaron la oportunidad de entrada en el activo respectivo, siguieron una estrategia de lanzamiento del fondo al uso con vencimiento cierto, pero sin ser un fondo garantizado o un fondo con objetivo de rentabilidad pasivo. Se trataba simplemente de “no permitir que el partícipe nos gestione a nosotros con entradas y salidas a destiempo”, esto es buscar lo mejor para el partícipe limitando y desincentivando sus impulsos de euforia o pánico durante la estrategia del producto.

En esa aproximación al cliente mucho tiene que ver la treintena de asesores patrimoniales sobre la que se apoya el equipo de Mutuactivos. Su labor se centra en la captación y asesoramiento continuado a clientes con patrimonio en fondos, normalmente a partir de los 200.000 euros. Con el entorno de bajos tipos de interés, “los clientes van a tener que salir de su perfil tradicional de riesgo y, al salir de su zona de confort, tienen que estar muy bien asesorados, saber a qué riesgos se exponen y qué tienen que esperar y qué no pueden esperar”, advierte Aznar.

Para dar mayor valor añadido si cabe a sus partícipes, Mutuactivos también cuenta con arquitectura guiada de fondos de terceros. Cuenta con algo más de 400 millones en fondos de terceros a través de sus propios fondos de fondos.

Empresas

Noticias relacionadas