JP Morgan AM: una propuesta conservadora para 2010


El mercado de renta variable no volverá a una contundente senda alcista en 2010, sino que se mantendrá plano o ligeramente positivo y los inversores obtendrán con los dividendos el 60% del retorno total, aunque los mercados emergentes aún darán de sí. Por su parte, el mercado de crédito ofrecerá oportunidades, más bien en el segmento corporativo de high yield y emergentes que en el de grado de inversión y gubernamental, según la visión de Talib Sheik y Olivia Mayell, miembros del equipo Global Multi Asset Group de JP Morgan AM, que sobrepondera el mercado de acciones frente al de deuda para este año.

El mercado de renta variable no volverá a una contundente senda alcista en 2010, sino que se mantendrá plano o ligeramente positivo y los inversores obtendrán con los dividendos el 60% del retorno total, aunque los mercados emergentes aún darán de sí. Por su parte, el mercado de crédito ofrecerá oportunidades, más bien en el segmento corporativo de high yield y emergentes que en el de grado de inversión y gubernamental, según la visión de Talib Sheik y Olivia Mayell, miembros del equipo Global Multi Asset Group de JP Morgan AM, que sobrepondera el mercado de acciones frente al de deuda para este año. “Los bancos centrales no desistirán con facilidad de sus políticas, y prevemos una subida muy modesta y tardía de los tipos de interés”, aseguran. Talib Sheik, gestor del fondo JPM Global Capital Preservation, defendió un enfoque conservador de la cartera, destinada a preservar capital en un entorno incierto, que limita la exposición a renta variable al 30%, si bien una de sus apuestas clave, los bonos convertibles, garantizan participación en las subidas bursátiles. “Apostamos por grandes valores de calidad y alta rentabilidad por dividendo, como las tecnológicas estadounidenses, al estilo de Microsoft o Cisco”, afirma Sheik, partidario asimismo de invertir en el sector agrícola y de consumo en Asia. “Principalmente se trata de no perder y en un entorno como el actual somos más conservadores, con una gran posición en liquidez y diversificando la parte expuesta a renta fija en pequeñas participaciones, evitando la concentración”, asegura. De hecho, el 63,8% de la cartera está en liquidez y mercados monetarios, frente a sólo un 6% en bolsa. La mayor posición del fondo, del 33,5%, la ocupan los bonos convertibles, un producto muy valioso por su carácter conservador pero que permite cierta exposición a las acciones con la mitad de volatilidad, entre el 3% y el 5%. “Si nuestra visión está equivocada y el mercado se torna alcista, captaremos dos tercios de la subida con estos instrumentos”, asegura Olivia Mayell. De hecho, en esa inversión se centra el fondo JPM Global Convertibles, que invierte en una cartera de alta calidad, diversificada, sin riesgo divisa y con una delta equilibrada. “Se trata más de un instrumento bursátil aburrido que de un bono excitante, y es una forma conservadora de exponerse a riesgos en la cartera, una actitud que tiene sentido en los tiempos que corren”, aseguró, añadiendo que la combinación de la inversión en bonos ya existentes con una actitud activa a la hora de acudir a las nuevas emisiones, dará buenos resultados en 2010.

Empresas

Lo más leído