Tags: Renta Variable |

José María Díaz (Rentamarkets): “Ha llegado el momento de hacer una gestión activa de la volatilidad”


Después de un 2018  con un comportamiento “nefasto” en todas las categorías de activos los expertos de Rentamarkets se muestran prudentes y con una visión “más oportunista” para 2019.

“La narrativa del mercado ha cambiado drásticamente”, ha explicado Ignacio Fuertes, socio de la firma y actual gestor de su fondo de renta fija, Rentamarkets Sequoia. Fuertes cree que “para conseguir ganar dinero este año hay que apostar prudentemente fuera del consenso”.

El principal riesgo para Fuertes es que “siga habiendo presiones salariales y la Fed se vea obligada a subir tipos”, explica.

Con respecto a las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, José María Díaz Vallejo, gestor de renta variable, considera que las implicaciones van mucho más allá, y que provocará momentos de tensión en 2019. “El nexo de China y Europa es que, a nivel empresarial, se alargan las cadenas productivas ya que en muchas de las empresas europeas su cadena productiva nace o muere en China".

Otro foco de incertidumbre será la normalización del BCE, del que aún se desconoce cómo será el proceso, lo que traerá más volatilidad al mercado. “Hasta ahora siempre habíamos sido reactivos en nuestro estilo de gestión. Pero ahora hay que cambiar esto. El ciclo está más avanzado, las políticas de los bancos centrales están cambiando y hay un entorno sociopolítico con dudas. Creemos que ha llegado el momento de hace una gestión activa de la volatilidad”, ha justificado Díaz Vallejo.

En renta variable, tienen unas 300 compañías bajo cobertura pero “no toda la renta variable vale”, advierte. En ese sentido, el gestor cree que hay que diferenciar dos tipos de compañías: aquellos sectores que han recibido el impacto de factores de riesgo (automoción, retail, químicas…) y las cíclicas. “No vemos oportunidades en sectores como alimentación, consumo no discrecional o algunos nichos del sector químico”, explica. “Nos parecen peligrosos porque los factores de riesgo están ahí pero el mercado no los reconoce”. Existe el miedo, además, de que la presión de los salarios provoque una reducción en los márgenes de estas compañías, cuenta Díaz Vallejo.

Así, se centran en sectores cíclicos, aunque aportan mucha volatilidad en la cartera. Requisito imprescindible que no tengan deuda y hacer una gestión activa del riesgo.

Con respecto al sector financiero, considera que “hay una oportunidad a futuro. Tienen que mejorar las condiciones financieras para que aflore el valor de los bancos”, afirma. El año pasado empezaron a tomar posiciones en el sector. “Llegamos a la conclusión de que tener los dos grandes bancos europeos que están bien diversificados nos serviría para aprovecharnos de estas condiciones del mercado. Así que compramos Santander y BNP, aunque posteriormente recortamos algo y también compramos ABN Amro”. Según explica, está muy bien capitalizado, el principal accionista es el estado holandés y a través de él también inviertes en sostenibilidad.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas