Tags: Negocio | Pensiones |

José Antonio Álvarez: “El negocio de gestión de activos no ha cumplido las expectativas de crecimiento que Santander se marcó en 2013”


La última presentación de resultados trimestrales de Santander ha estado marcada, entre otros temas, por la renuncia al acuerdo de fusión de su gestora de activos, Santander Asset Management, con la gestora del banco italiano UniCredit, Pioneer Investments. Ambas partes, en ausencia de una solución viable dentro de un periodo razonable de tiempo para cumplir con todos los requisitos reglamentarios necesarios para completar la transacción, decidieron poner fin a unas negociaciones que comenzaron en otoño de 2014.

La justificación del consejero delegado de Santander, José Antonio Álvarez, refuerza esta idea. "Nos pedían unos requisitos regulatorios que, para cumplirlos, el acuerdo de fusión perdía sentido”, ha señalado. Lo cierto es que “con Pioneer y UniCredit hubiéramos ganado escala”, por eso “ahora completaremos nuestra gama de productos por cuenta propia para ofrecer a nuestros clientes los mejores fondos del mercado. Santander Asset Management seguirá operando de forma autónoma como hasta ahora", ha defendido el CEO del banco español.

En mayo de 2013, Santander vendió el 50% de Santander AM a dos firmas de capital riesgo estadounidense, Warburg Pincus y General Atlantic. En ese momento, el objetivo era lograr que en cinco años (en torno a 2018) la gestora de activos doblase su patrimonio bajo gestión, desde los aproximadamente 150.000 millones de euros de entonces hasta alcanzar el nivel de los 300.000 millones un lustro más tarde, así como crear una gestora global que compitiera con las grandes gestoras internacionales. Posteriormente, en septiembre de 2014, Santander inició negociaciones exclusivas con UniCredit para fusionar Santander AM y Pioneer, una negociación cuyo acuerdo vinculante se alcanzó en noviembre de 2015. El banco español esperaba cumplir la meta de duplicar activos bajo gestión de forma inorgánica con la fusión Santander AM-Pioneer, un objetivo que, sin embargo, finalmente tendrá que conseguir de manera orgánica.

“El negocio de gestión de activos no ha cumplido las expectativas de crecimiento que nos marcamos en 2013. Aunque hemos ganado cuota de mercado en fondos de inversión en España pese a un mal escenario, la volatilidad de los mercados ha influido de forma global a este negocio”, resume Álvarez.

El negocio de gestión de activos en cifras

Hoy día, el grupo Santander gestiona a lo largo y ancho del mundo cerca de 175.000 millones en activos: 137.428 millones en fondos de inversión (un 1,4% más que hace un año), 10.979 millones en planes de pensiones (un 4,6% inferior) y 26.073 millones en patrimonios administrados (un 5,8% menos).

En España, el grupo es responsable de 56.986 millones en fondos de inversión y planes de pensiones (un 1,7% más respecto a junio del pasado año), así como de 6.543 millones en patrimonios administrados (un 6,1% superiores).

En total, Santander obtiene en el primer semestre de 2016 un beneficio atribuido al grupo por valor de 2.911 millones, un 31,7% inferior frente al mismo periodo del ejercicio anterior.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas