Joan Bonet (Banca March): “Hay una gran desproporción entre lo que puedes ganar y perder si compras un bono”


El escenario macroeconómico y de normalización monetaria ha hecho ser más cautos a los expertos de Banca March. “Estamos delante de un gran experimento económico, los QE, que tan bien han funcionado en los últimos años pero nos hacen enfrentarnos ahora a una situación algo incierta”, ha asegurado Joan Bonet, director de estrategia de mercados de Banca March.

Un entorno que previsiblemente provocará que todos los espectros del mercado vayan a terminar el año con retornos negativos y donde los miedos a un cambio de ciclo han hecho que los niveles de volatilidad no hayan parado de incrementarse. “El ciclo es claramente muy largo, pero desde nuestro punto de vista no va a haber recesión en 2019”, ha añadido Bonet.

El punto de partida de este ciclo, además, fue más bajo porque viene de una situación de contracción mucho más grande con respecto a años anteriores. En Europa, la fase del ciclo es madura pero consideran que todavía hay margen. “Los indicadores macro se han deteriorado en los últimos meses, pero no vemos señales claras de que el ciclo se esté agotando. El crecimiento económico ha tocado techo este año, pero no habrá una recesión en 2019”, ha dicho Bonet, que sitúa el crecimiento de EEUU para el año que viene alrededor del 2,5% y del 1,6% en la eurozona.

Entre los riesgos más importantes que observan desde Banca March está la incertidumbre fiscal de Trump y el impacto que esto pueda tener en la economía americana, los efectos de la retirada de los estímulos de los bancos centrales, la guerra comercial entre EEUU y China o la apreciación del dólar. Parte de ellos, eso sí, “es probable que se conviertan en catalizadores del crecimiento dentro de unos meses”, matiza Bonet, en relación a un probable acuerdo entre el Gobierno italiano y la Unión Europea o a un Brexit más blando en abril.

Posicionamiento en mercados

“Si los tipos de interés suben los precios de los bonos bajarán, y los más penalizados serán los de largo plazo. No compensa tener duraciones largas”, ha aconsejado Bonet. “Hay una gran desproporción entre lo que puedes ganar y perder si compras un bono” ha advertido. En los bonos con grado de inversión pronostica un retorno negativo, de en torno al -0,4% a 12 meses. Tampoco cree que vaya a ser el año de la deuda corporativa porque la deuda de las empresas no financieras no ha parado de subir, las expectativas de las tasas de impagos están en mínimos.

Donde Bonet cree que el riesgo sí compensa la rentabilidad esperada es en los mercados emergentes. En primer lugar, porque son economías donde el crecimiento diferencial histórico es superior y lo será en 2019 y 2020. En segundo lugar, el endeudamiento es menor, principalmente por el menor endeudamiento de los Gobiernos. Y en tercer lugar, los tipos de interés son mayores.

Por su parte, en renta variable tienen un posicionamiento neutral. “Los mercados ahora están poniendo en precio una situación de riesgo que nos parece excesiva, y esperamos volver a poder posicionarnos con más fuerza”, ha asegurado Bonet, que pronostica rentabilidades del 10% para la bolsa europea para el año que viene y de en torno al 7% en EEUU.

Por sectores, señalan los defensivos, como salud y energía. En cuanto al sector bancario, cree que es la principal razón por la que el índice europeo lo ha hecho mal en los últimos años, pero ve potencial.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído