Javier Ulecia (Ascri): “Los club deal pueden generar malas experiencias con el capital riesgo entre los inversores españoles”


Las gestoras españolas de capital privado son las únicas entidades de capital privado que, hasta junio, han invertido más que en el primer semestre del año anterior en este tipo de inversión alternativa. Mientras que el venture capital y el private equity nacional privado registran durante el primer semestre de 2016 incrementos de su inversión del 8% (hasta los 86 millones de euros) y del 48% (en 374 millones) frente al mismo periodo de 2015, respectivamente, las caídas son notables entre las gestoras internacionales y las entidades públicas españolas, según se desprende del último informe publicado por Ascri (Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión).

El venture capital y el private equity internacional retroceden un 62% (hasta los 65 millones) y un 58% (en 205 millones), por un 72% (hasta los 4,5 millones) y un 60% (en 12 millones) que lo hacen el venture capital y el private equity nacional público.

En total, la industria española de capital privado ha invertido 746 millones hasta junio, un 29% menos, y ha realizado 296 operaciones, un 4% inferiores.

Algo similar ocurre con la incorporación de nuevos recursos al capital privado español. El fundraising de las gestoras españolas alcanza los 1.100 millones, un 44% superior, aunque el conjunto del sector, sin embargo, reduce su captación de recursos un 6%, hasta los 1.386 millones

En cuanto a la desinversión, también se ha producido una reducción de un 38%, hasta los 1.177 millones. El final de rotación de la cartera vieja, que incrementó el volumen de desinversión en 2014 y 2015, ha supuesto un descenso de esta magnitud entre el segundo semestre de 2015 y el primero de 2016.

Precaución con los club deal

El capital privado está encontrando nuevas vías de acceso a los inversores. Uno de estos nuevos formatos son los club deal, donde grupos de clientes de banca privada pueden acceder en directo, y a demanda, a operaciones concretas de capital privado. De esta forma, se evita al inversor el tener que invertir en fondos al uso con plazos de inversión y desinversión, así como con objetivos de inversión sectoriales y geográficos ya predeterminados. Es el cliente quien, de forma flexible, elige dónde quiere invertir, en qué momento del ciclo económico y con qué socios lo hace, una práctica que algunas bancas privadas españolas ya comienzan a introducir activamente entre su oferta general de servicios.

Sin embargo, el presidente de Ascri, Javier Ulecia, advierte sobre los potenciales peligros que albergan los club deal. “Los club deal pueden generar malas experiencias a los inversores españoles ante una posible falta de seguimiento de esas operaciones concretas y la todavía poco desarrollada cultura en capital privado. Es mejor”, defiende, “pagar una comisión de gestión por un fondo de capital privado, diversificar en varias operaciones, reducir riesgo y aprovecharse de la experiencia de gestoras dedicadas hace mucho tiempo al capital privado”.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído