Janus US All Cap Growth, para aprovechar el tirón americano


En nuestra opinión, los países que saldrán antes de la recesión serán aquellos en los que se mezcla el dinamismo económico (capacidad para adaptarse a los cambios que se están produciendo) junto con el liderazgo político. En la actualidad, estas dos condiciones sólo las cumplen los mercados emergentes (aunque la segunda, no siempre) y, sobre todo, Estados Unidos.

La reactivación de la economía norteamericana pasa, además, por la recuperación del mercado inmobiliario. Y aunque ésta aún no se ha producido, pensamos que podría estar cerca. Tras varios años de caídas, los precios de los inmuebles se aproximan en Estados Unidos a los niveles pre-burbuja. Cuando se estabilicen los precios inmobiliarios también lo harán los de los activos 'tóxicos' (compuestos por créditos inmobiliarios), que tanto daño ha hecho a las entidades financieras que los compraron. A partir de ahí, las bolsas iniciarán un cambio de tendencia consistente.

Las empresas de crecimiento serán las primeras en anticipar ese cambio, en especial las pertenecientes al sector tecnológico y de telecomunicaciones. Este es uno de los segmentos del mercado que prima, actualmente, el fondo perteneciente a la firma Janus Capital.

El fondo invierte en un pequeño grupo de compañías, principalmente norteamericanas, de todo tipo de capitalizaciones que se caracterizan por presentar un rápido crecimiento y por cotizar a precios con un importante descuento respecto a su valor.

A pesar de ser un fondo muy concentrado en cuanto al número de compañías que forman su cartera (entre 30 y 50 valores), es un producto adecuadamente diversificado sectorialmente. En la actualidad, apuesta por el sector de tecnología de la información, al que destina más del 25% de la cartera, pero también incluye entidades financieras (16% de la cartera), empresas de consumo discrecional (13%) o de energía (12%).

El responsable de la gestión del fondo, John Eisinger, cuenta con más de 10 años de experiencia en la gestión de activos. Su política de inversiones sigue un proceso disciplinado, tanto a la hora de comprar como a la hora de vender los valores que forman parte de la cartera, basado, sobre todo, en el análisis fundamental.

El fondo acumula en 2009 una revalorización del 26,9%, que le sitúa en el primer puesto de su categoría por rentabilidad. También se sitúa en los primeros dos cuartiles de su categoría a tres y cinco años, aunque con una volatilidad del 27%, superior a la media de su familia de fondos (19%).

Para los inversores que no quieran asumir riesgo divisa, el fondo cuenta con una clase con cobertura dólar/euro.

Lo más leído