Tags: Renta Variable |

Jaime Sémelas (Value Tree): “Las small caps que estén baratas tendrán menor volatilidad cuando ésta aumenta"


La volatilidad ha vuelto al mercado y lo ha hecho de un plumazo y con fiereza. No obstante, la mayoría de casas de inversión siguen aferradas a sus tesis iniciales para 2018: la renta variable será el activo estrella y debe tener protagonismo en cartera. Pero, ante la corrección del mercado vista en este inicio de febrero, la aproximación a las acciones se está mirando desde distintos ángulos.

Desde el rincón conservador, Value Tree Wealth & Asset Management defiende la postura de proteger en estos momentos la inversión mediante una beta baja y la descorrelación con mercado. Así lo expuso Jaime Sémelas, analista jefe de la boutique española, en el desayuno informativo El Mercado Financiero: Compañías Corrientes a Precios Excepcionales. A la hora de implementar este objetivo en el mercado de renta variable, los expertos de la firma están trabajando sobre distintas líneas de actuación. En concreto, sobre cuatro temáticas: empresas con historias de reestructuración creíbles, compañías con visibilidad en la línea de ventas, empresas poco seguidas por el mercado y compañías fuera de índices y ETF.

De acuerdo a estas temáticas de inversión, las compañías que más características reúnen de ellas son las empresas de pequeña y mediana capitalización, que Value Tree define por debajo de los 1.000 millones de euros de capitalización en España y por debajo de los 2.500 millones en Europa. Hoy día, en sus vehículos pueden verse nombres como la española Tubacex (que ha reinventado su negocio ofreciendo valor añadido frente a un producto comoditizado), la alemana Tom Tailor (ha reducido su número de tiendas concentrándose en las más rentables), la portuguesa Navigator (gracias a las perspectivas positivas para el mercado de papel en 2018) o la noruega Kid Interior (líder en el mercado textil para el hogar noruego y líder en márgenes del sector).

No obstante, aunque las small & mid caps parecen atractivas en este contexto de mercado, la opinión que Sémelas tiene de ellas es muy selectiva. “Como clase de activo en general, las small caps están caras. Pero si encontramos compañías pequeñas que estén baratas, éstas van a tener mucha menos volatilidad cuando haya volatilidad en el mercado”, justifica el analista, que dentro de este universo busca empresas de calidad, que generen caja y que tengan perspectivas de crecimiento visibles. En la práctica, los seguidores de índices, los ETF y los grandes fondos sólo invierten en grandes compañías, a las que mueven su cotización bajo el efecto manada, quedando aparte las más pequeñas. Y “como nuestra prioridad es descorrelacionar con mercado, las small & mid caps sirven para hacerlo, debido a su menor beta”, apunta Sémelas.

Small caps europeas vs americanas

De nuevo, Value Tree vuelve a ser selectivo. En la actualidad, únicamente tiene posiciones en pequeñas y medianas capitalizadas europeas. A comienzos del verano de 2017, las small & mid caps americanas salieron de sus carteras “porque el mercado se empezaba a fijar mucho en las estimaciones del beneficio por acción trimestral”. Como explica su analista jefe, “si salía el beneficio menor de lo que el mercado estimaba, la compañía caía, y los inversores no se fijaban en la generación de caja”. Por aquel entonces, “había compañías americanas que, por contabilidad, no llegaban al beneficio por acción trimestral que el mercado decía que debían dar, pero generaban mucha caja y, aun así, caían”.

Sin embargo, “en Europa es distinto, el inversor mira más la generación de caja que la contabilidad”, aclara, mientras deja la puerta abierta a que, si a futuro, este tipo de empresas en Estados Unidos -o cualquier mercado emergente- quedaran baratas, podrían volver sin problema a formar parte de las carteras de la boutique.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído