J.P. Morgan AM ve oportunidades en los mercados de bonos


“Si tenemos en cuenta el nivel actual de los tipos de interés, no creo que podamos hablar de precios excesivos, especialmente teniendo en cuenta que los bancos centrales mantendrán los tipos en ese nivel bastante tiempo”. Robert Michele, director de inversiones de renta fija Internacional de J.P. Morgan AM, está convencido de la ausencia de burbujas en los mercado de bonos cotizados en Europa, EEUU y Japón si atendemos a la rentabilidad real de estos activos.

En una reciente mesa redonda celebrada en Madrid con cuatro de sus principales especialistas de mercados de crédito y bonos, J.P. Morgan AM ve oportunidades en los bonos. Respecto a los mercados emergentes, Robert Stewart, gestor de renta fija emergente, se mostró muy optimista con los bonos corporativos de estos países, donde “ve todavía mucho valor y potencial a medio plazo. Se trata de una clase de activo relativamente nuevo y por eso todavía existen grandes oportunidades”. Por su parte, Lisa Coleman, responsable global de crédito, apuntó que las compañías siguen gestionando sus balance de forma muy cuidadosa debido las dificultades de financiación como consecuencia de la crisis del crédito.

En cuanto a la política monetaria emprendida por la Reserva Federal, Michele fue tajante. “Ningún banco central ha hecho esto antes, así que es importante que todos seamos conscientes de que nadie sabe cuál será el resultado. En cualquier caso, la Fed no tiene otra elección y no tengo ninguna duda de que será un tema que le preocupará al mercado en los próximos meses”. Respecto a la situación financiera de los llamados países periféricos, Michele afirmó que hace falta una reestructuración de la deuda, ya que el porcentaje de ésta sobre el PIB es muy elevado. “Obviamente nada es gratis, y si el FMI y la UE prestan su ayuda, se la cobrarán en el futuro”, explica. Preguntado sobre la situación de Irlanda, el especialista fue directo. “Una vez que recibes dinero, pierdes tu independencia, con todo lo que eso conlleva. Y esa es la situación en la que se encuentra ahora Irlanda”. Y, añadió, “en cualquier caso, todo es una cuestión de confianza. Ninguno de los países mencionados tiene hoy la capacidad de pagar sus deudas”. En este sentido, se mostró irónico con las garantías de los gobiernos sobre los depósitos bancarios y recordó que “curiosamente se protege a los depositantes, pero los gobiernos no dicen nada de los tenedores de bonos”.

Sobre la situación actual de los países emergentes, Robert Stewart explicó el camino que han emprendido la mayoría de ellos por crear una demanda doméstica que le permita desvincularse de las economías occidentales. “En este proceso, el gobierno chino ha seguido y seguirá con la política de apreciar su moneda de una forma muy pausada”. Por su parte, Robert Michele añadió que los emergente conseguirán en un periodo de siete a nueve años crear la suficiente demanda para solucionar los actuales problemas de las economías desarrolladas. “Pero se trata de un periodo muy largo para un político. En ese intervalo de tiempo, los gobiernos pueden hacer muchas tonterías”.

Empresas