J. Antonio Larraz y Alejandro Muñoz (Equam): "La generación de ideas es tan importante como el análisis”


Hace algo más de dos años, José Antonio Larraz y Alejandro Muñoz unían fuerzas en un fondo de inversión con un punto de partida común, muchos años de experiencia profesional ligada al private equity. Desde entonces, su forma de invertir no es otra que bajo una visión empresarial donde lo diferencial respecto a otros gestores es su generación de ideas, en donde ayuda mucho la visita de compañías que realizan continuamente. 

“La generación de ideas es tan importante como el análisis”, destacan. “Hay 6.000 compañías cotizadas, lo complicado es saber hacia dónde diriges los esfuerzos de análisis”, añaden. Larraz y Muñoz parten de un universo de 3.000 compañías europeas medianas y pequeñas en el que buscan oportunidades distintas a la mayoría de mercado.

Es la primera fase de su método de inversión, en la que las compañías buscadas tienen que cumplir con cuatro requisitos. En primer lugar, se trata de encontrar buenos negocios con barreras de entradas, es decir, competencia limitada. Indican como ejemplo de este tipo de negocios aquellos negocios donde el coste de transporte dificulta la competencia de productores no locales o aquellos en los que son clave lasrelaciones estables con los clientes.

Se trata de negocios estables que, como ellos distinguen, “no quiere decir que no sean cíclicos”, un punto que no les preocupa porque aprovecharan el ciclo a su favor. En este sentido, les gustan negocios previsibles e industrias poco cambiantes. “En sectores de mucho crecimiento hay que tener cuidado porque las barreras de entrada se diluyen y entran muchos competidores, lo que disminuye los retornos con el paso del tiempo”, subrayan. Ejemplos para ellos que cumplen con este requisito son Hunter Douglas, Swatch,  y Brodrene Hartman, entre otras. 

Podría parecer que por este punto no acceden al sector tecnológico, sin embargo hay empresas dentro de este sector con barreras de entrada muy estables como las compañías de software o las consultoras de IT.   

Otro requisito que debe cumplir la compañía es tener una deuda reducida ya que “si tiene mucha deuda y surge algún tipo de problema el riesgo de pérdida se incrementa exponencialmente”. Completan la lista de requisitos la alineación de intereses del equipo directivo y que tenga un precio atractivo. “A pesar de la mayor calidad y menor riesgo financiero de nuestra cartera, está cotizando a unos múltiplos significativamente inferior a los niveles de valoración de mercado”, apuntan. El PER medio de las compañías en cartera es de 11x.

Son conscientes de que es complicado que una compañía reúna los cuatro criterios, sin embargo buscan un equilibrio razonable de todos ellos. Posteriormente, inician su fase de análisis. En esta etapa, indican los gestores, pueden aprovechar su experiencia de private equity en el análisis de negocios  y determinación de las valoraciones, aislándose de los movimientos temporales de las cotizaciones.Aquí lo que se busca es determinar con cálculos sencillos el valor intrínseco de un negocio que les sirva para después tomar decisiones. Haber realizado bien el análisis, consideran, te da la tranquilidad para tomar decisiones de compra en los momentos en los que se producen caídas en las cotizaciones.

De todo este proceso sale una cartera de unas 45 compañías como máximo y 35 como mínimo con las que se busca crear valor de una manera descorrelacionada, evitando concentraciones de riesgo o dependencia de determinadas variables (tipos de interés, materias primas, emergentes, etc…).

Aunque son inversores a largo plazo de mentalidad, indican que son disciplinados a la hora de vender. “Si llega al precio objetivo vendemos”, contextualizan. En cuanto al precio de compra, indican que no hay que estar esperando al gran crash generalizado de la bolsa para entrar ya que en el mercado hay oportunidades constantemente. “Vamos limpiando constantemente la cartera, si hay ideas con más fuerza que las que tienes, hay que reciclar”, señalan.

Luxemburgo

Larraz y Muñoz asesoran el fondo que gestiona la gestora luxemburguesa Adepa, plaza que eligieron por la seguridad jurídica y el abanico de potenciales inversores que ofrece. “Un 15% de nuestros inversores está fuera de España”, añaden.

Ambos gestores ven un potencial de crecimiento para proyectos como el suyo. “El tema es crear mercado entre todos, es bueno diversificar entre proyectos”, comentan. Desde su punto de vista, el asesoramiento independiente está necesitado de gestores independientes. 

Profesionales

Noticias relacionadas