Iturriaga, Mazo, Espelosín y Prats, la alineación de gestores de Abante Asesores


¿Cómo conviven y combinan cuatro pesos pesados de la gestión juntos en una misma entidad? Esta es la situación que actualmente maneja Abante Asesores con la alineación de sus gestores de autor que ha ido creando en los últimos tiempos. Ya están en funcionamiento los productos de José Ramón Iturriaga, Juan Manuel Mazo, Alberto Espelosín y Josep Prats y, según afirman los propios gestores, su relación es de naturalidad y complementariedad. “Además, no competimos entre nosotros por la rentabilidad porque nuestros productos son muy distintos y trabajar juntos es divertido”, asegura Espelosín.

Si algo comparten los cuatro gestores es su plena dedicación a su profesión. “Nos hemos casado con nuestro fondo de inversión y nuestro hijo es el valor liquidativo diario. Es un compromiso para siempre”, dice Espelosín. “En un gran grupo este tipo de gestión sería imposible”, dice Iturriaga. “Nuestros fondos están muy identificados con cada uno de nosotros, tenemos una alta notoriedad y eso es bueno para el producto. La alineación es total porque yo tengo todo ligado a mi valor liquidativo: mi reputación, todo mi patrimonio financiero, mi carrera profesional… Es mi proyecto de vida”.

Iturriaga es el que más años lleva trabajando en una entidad independiente, pero Espelosín y Prats se estrenan ahora en Abante Asesores. El primero desarrolló su carrera como gestor principalmente en Ibercaja y, aunque reconoce que gozó de libertad en su gestión, asegura que su incorporación a Abante Asesores se ha debido a que tenía que cumplir una promesa consigo mismo. “Quería trabajar en una entidad centrada en la gestión y encontré en Abante lo que buscaba que era independencia en la gestión y poder de distribución”, explica.

En el caso de Prats, se ha incorporado a la empresa que preside Santiago Satrústegui porque cree que en España hay pocas entidades en las que poder desarrollar un proyecto personal de gestión. “La industria está muy bancarizada en España y ese es el mejor sistema para que, los que tienen la responsabilidad no tengan que dar explicaciones y eso es triste”, dice.

Y es que si algo valoran los cuatro gestores es que su trabajo es totalmente meritocrático. “Nos gusta gestionar porque nos gusta asumir riesgo y además es una manera perfecta de meritocracia en el trabajo porque la ley de Darwin se cumple a la perfección en la gestión”, explica Mazo, quien trabaja en Abante Asesores desde hace ya dos años. Señala que los retos de la labor del gestor son el compararse con los mejores y ser responsable último de tu trabajo pues tiene libertad en las decisiones ya que, asegura, “eres dueño de tus posiciones y tú decides si compras, vendes o mantienes”. “El pasivo es la dictadura del liquidativo, pero compensa”, asegura.

Para Prats el atractivo de gestionar es poder compartir con otros cómo administra su propio patrimonio. “Creo que lo mejor, a largo plazo, es invertir en bolsa y, por tanto, si considero que lo que es bueno para mí lo es también para los demás”, dice. En esta alineación de intereses le gusta saber que optimiza el dinero ahorrado mediante una buena gestión y, además, como invierte en pocas compañías (sigue 60 empresas europeas), dice que después de tantos años, “es como si ya fueran de la familia”. “Es un trabajo divertido y variado y te mantienes al día de la actualidad”, dice.

“Gestionar es un tema vocacional”, dice Iturriaga. “Los que hemos salido de grandes casas y tenemos un liquidativo diario somos masocas, porque no se pasa bien”. En la parte positiva, destaca que su trabajo le permite interpretar el mundo que nos rodar para plasmarlo en inversiones y cree que es una suerte pode dedicarse a esto.

Como una “maravilla” define su profesión Espelosín. Comenzó a interesarse por la bolsa a los 17 años y posteriormente descubrió la macroeconomía, que le cautivó por la capacidad de entender el mundo que supone.

Cuatro gestores, cuatro estilos de gestión
Tal como explicaba recientemente Joaquín Casasús, director de Abante Aesores Gestión, según han ido incorporando a gestores han buscando que fueran complementarios entre ellos.

José Ramón Iturriaga trabaja en Abante Asesores desde 2006 y está centrado en la gestión de bolsa española. Maneja el Okavango Delta, el Kalahari Alpha y desde hace tres meses el fondo de derecho luxemburgués Spanish Opportunities. En total, 80 millones de euros. El Okavango Delta sube un 42% a un año y baja un 1,2% a tres años.

Por su parte, Juan Manuel Mazo se incorporó a la entidad hace dos años proveniente de la extinta Valórica y gestiona un fondo de retorno absoluto. Está al frente del español Maral Macro y de su clónico luxemburgués, con un total de 85 millones. A un año, el fondo español está plano.

Alberto Espelosín y Josep Prats son los dos últimos gestores que se han incorporado a esta alineación de Abante Asesores. El primero está al frente del Abante Pangea, fondo de derecho luxemburgués multiactivo, mientras que Prats está al frente del Abante European Quality, que invierte exclusivamente en renta variable europea.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído