Italia, primera prueba superada: la reacción de los gestores españoles


Italia ya tiene nuevo primer ministro: Giuseppe Conte. La primera bola de partido para el país transalpino está salvada, pero… ¿y ahora qué? Tendrá que lidiar con dos fuerzas políticas -en teoría- opuestas pero unidas de forma excepcional como son el Movimiento 5 Estrellas y La Liga Norte, pero también con los líderes de la Unión Europea, que miran con recelo al nuevo gobierno populista de Italia.

Para Joaquín García Huerga, director de Estrategia Global de BBVA Asset Management & Global Wealth, aunque Italia haya formado un gobierno, tiene por delante un periodo de incertidumbre hasta que, finalmente, acabe celebrando otras nuevas elecciones, e incertidumbre en los mercados financieros significa volatilidad. Lo que descarta García Huerga es que Italia vaya a salir del euro o que se produzca el impago de su deuda, porque “el coste económico y social sería inasumible” y, además, el incumplimiento de sus tratados internacionales necesitaría una reforma constitucional que, en Italia, “es muy compleja y laboriosa”.

Firmas como Buy & Hold han aprovechado la incertidumbre y la volatilidad que vive el mercado bursátil italiano para reforzar sus posiciones en bonos corporativos de empresas del país. En concreto, las compañías de las que la gestora española ha adquirido deuda son el operador de ferrys Moby y Telecom Italia.

Moby ostenta una gran cuota de mercado en el transporte marítimo italiano de pasajeros. “En caso de quiebra, el bono cuenta con la garantía de sus 50 ferrys, que tienen un valor de 830 millones de euros”, sostiene Rafael Valera, consejero delegado de Buy & Hold. En el caso de Telecom Italia, se trata del mayor operador telefónico de Italia y el segundo de Brasil. “Una de las causas por las que hemos decidido comprar bonos ha sido la posible venta de TIM Brasil, que podría reportarle a la compañía 10.000 millones de euros y reducir sustancialmente su deuda”, prevé.

Para los próximos meses, García Huerga recomienda de forma estratégica estar invertidos en renta variable, tanto en emergente como en desarrollada de Europa y Estados Unidos. “El crecimiento económico lleva aparejado crecimiento de beneficios, y eso va a seguir ahí”, asegura. Pero también se reafirma en el mensaje de “no añadir más riesgo a las carteras” por varios factores: “la aceleración macro queda atrás y no hay capacidad de reaceleración y, además, el riesgo político que sobrevuela en el ambiente”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído