Islamic finance. Una nueva dimensión ética en las finanzas


TRIBUNA de Emilio Escartin, Vicepresident-Head of Investments, Bahrain Development Bank.

Las Finanzas Islámicas son recogidas en la definición que otorga la Shari’ah Law (Ley Islámica) a la estructuración de sus productos en instrumentos de financiación/inversión destinados a inversores, ya sean tanto a particulares como a empresarios, gobiernos y corporaciones. Existe un abanico amplio tanto de productos de activo, pasivo, depósitos bancarios y seguros, cada uno de ellos relacionado con la actividad empresarial para el que está diseñada (Fabricación, Leasing Operativo y/o Financiero, Project Finance, Infraestructuras, Agricultura y/o Ganadería, Actividad Inmobiliaria, Participaciones en Capital, Depósitos de ahorro o a la vista, Pólizas de Seguros, etc.)

Los principios sobre los que se asientan las finanzas islámicas se resumen los siguientes puntos inspirados de las fuentes de la Shari’ah Law:

  • Prohibición de tipos de interés como tales (riba) aunque si permite cargar un margen en la operación;
  • No son aceptables las transacciones en las que existe incertidumbre (gharar) y/o ambigüedad (jahala) de manera que deja fuera a los derivados financieros (Forward, Opciones y Futuros, y Hedge Funds);
  • Prohibición de actividades ilícitas (haram) que vaya en contra de los principios morales y religiosos de la Shari’ah (inversiones en: droga, alcohol o productos derivados del cerdo, contrabando de armas, juegos de azar, industria cinematográfica inmoral)

El objeto de la actividad financiada por las finanzas islámicas no debe perjudicar a la sociedad ni al hombre.

Las Finanzas Islámicas en el Mundo

Hay que resaltar que aproximadamente un tercio de la población mundial es musulmana y solo un 2% de los activos gestionados a nivel mundial lo son bajo estructuras Islamic Finance (productos financieros islámicos). Las Finanzas Islámicas  han crecido a tasas superiores 15% hasta llegar a día de hoy a representar más de 2 billones de dólares. Es probable que para 2025 representen más de 8 billones. 

En casi todos los productos financieros islámicos está considerado un periodo de carencia en el pago del principal y la deuda de tal manera que en la financiación de nuevos proyectos el empresario cuente con un periodo en el que su proyecto no genera ingresos en la fase de lanzamiento, pero al mismo tiempo dispone de un periodo de pago más laxo y flexible que le ayude a acomodar sus cash-flows futuros una vez el proyecto arranque.

Cada entidad financiera islámica (ya sean Bancos o Fondos de Inversión) están obligados a contar con un Shari’ah Supervisory Board (principalmente Doctores en estudios islámicos, actuando como comité de gobierno corporativo protegiendo los principios islámicos recogidos en la Shari’ah Law).

La principal clasificación y Productos e Instrumentos financieros

  • Murabaha: la entidad financiera no presta dinero; compra el bien para que el particular lo utilice. Este último ha de pagar a la entidad financiera el coste del bien más una cantidad fija y determinada (margen de beneficio o mark-up). 
  • Ijara e Ijara Muntahia bi al-tamleek (Leasing Operativo y Financiero): Es un producto que puede titulizarse al conllevar un activo como colateral y es muy frecuente en la financiación de equipamiento médico, medios de transporte y educación.
  • Istisnaa y Parallel Istisnaa (Fabricación): suele ser utilizado para financiar la producción de un bien con antelación antes de ser vendido. Primero se acuerda financiar el producto (que daría lugar al contrato de Istisnaa con el cliente) y posteriormente se firma un acuerdo mediante Parallel Istisnaa (contrato con la compañía constructora de la fábrica). La compañía fabricante construirá para la entidad financiera islámica (Parallel Istisnaa), de acuerdo con las especificaciones con el cliente (Istisnaa), y la entidad financiera islámica remitirá el proyecto al cliente de acuerdo al primer contrato Istisnaa firmado con anterioridad.
  • Salam Sale (similar a acuerdos con futuros especialmente con materias primas o bienes): es un contrato muy utilizado para financiar operaciones de circulante en sectores como la agricultura, producción industrial y compañías petroquímicas.
  • Musharaka (para participaciones en Equity / Capital): Puede estructurarse como Permanent Musharaka o Diminishing Musharaka. El objetivo, al igual que en finanzas convencionales, es financiar proyectos y participar en el capital y beneficios que estos generen.
  • Mudaraba: Es un instrumento financiero de capital mediante el cual una de las partes aporta capital y la otra fuerza de trabajo y los beneficios se reparten en función de la participación que cada uno tuviera en el capital del proyecto. Se clasifica en restricted y unrestricted. En este tipo de estructuras el gestor de los fondos está obligado a reembolsar la totalidad del capital exclusivamente en caso demostrado de negligencia o mala gestión.
  • Sukuk Bonds (Bonos Sukuk): equivalentes a los bonos tradicionales aunque no se vende deuda y el emisor vende parte del activo que permite al comprador alquilárselo. La ventaja es que no están sujetos a la volatilidad de los mercados financieros, lo que ayuda a eliminar todo tipo de especulación (SWAPS) Una emisión de bonos Sukuk requiere una calificación crediticia de una agencia de calificación tal como S&P, Moody’s o Fitch.

El Futuro de las Finanzas Islámicas en España

Las finanzas islámicas no están exclusivamente diseñadas ni destinadas para el inversor musulmán. De hecho un porcentaje muy pequeño de las transacciones a nivel mundial lo son por motivos religiosos. Hay una mayor flexibilidad en las estructuras de los contratos, transparencia en los precios y un deseo global de acceder a una fuente de recursos mayormente liquida atrayendo nuevos inversores.

Países como UK, Luxemburgo, Francia o Alemania están avanzando en este tipo de financiación. UK realizó en 2014 una emisión de bonos soberanos Sukuk (con estructura “Ijara” que es la más comúnmente utilizada en la emisión de bonos Sukuk) por importe de GBP200Mn, siendo sobre suscrita en más de 10 veces por inversores principalmente de Asia y Oriente Medio (Fondos Soberanos, Bancos Centrales, Instituciones Financieras locales e Internacionales)

En España, gestores privados están en proceso de levantar el primer fondo bajo las características Islamic Finance destinado a financiar tanto proyectos de nueva creación (Startups) como de infraestructuras. El nuevo fondo podría tener un tamaño de 300 millones de euros. La existencia de un mercado secundario de capitales (tipo MAB) ayudaría enormemente a la negociación de estos productos una vez emitidos y lanzados al mercado.

En el próximo articulo daremos una definición más exhaustiva de los contratos en Islamic Finance anteriormente mencionados y desarrollaremos varios ejemplos prácticos que nos ayuden a estar mejor familiarizados con estos productos.

Profesionales

Lo más leído