Isaac Souede, CEO de Permal AM: “Europa está atrayendo a los gestores distressed”


Desde la perspectiva de los hedge funds, Isaac Souede, CEO de Permal AM, considera que las estrategias más atractivas para invertir en Europa son las de deuda distressed. “Los gestores serán más direccionales con el mercado estadounidense que con Japón y Europa”, afirma, destacando que muchos gestores distressed están apostando por el Viejo Continente. Y es que no por inyectar más liquidez en el sistema Europa estará a salvo de la tormenta, pues resulta necesario hacer dolorosos esfuerzos de restricciones fiscales y, sobre todo, cambios estructurales en sus economías nacionales.

Además, considera que, a diferencia de los que ocurre en América con los subsidios entre estados, la situación del continente es más complicada. “En EEUU todos los estados tienen el mismo ADN, pero las dificultades aparecen cuando se trata de que países como Alemania ayuden a otros como Grecia”. Con respecto a España, Souede baraja dos posibilidades: que se encuentre en una “situación de calma tras la tormenta o en una situación en calma entre dos tormentas”.

El consejero delegado de Permal AM apuesta por estrategias como global macro, long-short o event driven en un escenario en el que una de las claves consiste en buscar activos sin correlación, después de que la crisis haya favorecido el movimiento paralelo de los mercados. “Los inversores buscan formas distintas de lograr retornos”, después de una década perdida para la renta variable y unos tiempos difíciles para los bonos, aunque en el pasado lo hicieron mejor que las acciones. De ahí que Permal AM haya captado en los últimos meses 1.000 millones de dólares de parte de inversores institucionales. “Resulta muy complicado capturar alfa y, sobre todo, retenerlo, pero quien lo logre tendrá éxito”, afirma.

Otra de las claves del de la gestora es la apertura de oficinas donde están las oportunidades, una gestión flexible que permita sacar partido a esas opciones, y, en el momento actual, dedicar más tiempo a la búsqueda de talentos en Asia. De hecho, Isaac Souede confía en el potencial de crecimiento de China, portadora del 40% del crecimiento global en los últimos cinco años. “La urbanización del país impulsará la construcción e infraestructuras, su mercado financiero está ganando en sofisticación y, sobre todo, el gobierno cuenta con las herramientas monetarias y fiscales para controlar el ritmo de crecimiento económico y la inflación”, factores que destaca como positivos para el país.

Sin embargo, cree que, en caso de una posible crisis con EEUU o Europa, el impacto económico sería enorme, puesto que el 60% de las exportaciones chinas se dirige al primero y el Viejo Continente es su segundo mercado. También señala como retos la demografía china, la desigualdad (si bien puede combatirse con la urbanización) o la amenaza inflacionista, aunque el país cuenta con los recursos para mantenerla a raya.

Reinvención de la industria

La industria de hedge funds estaba de moda en los años 90, pero con los últimos escándalos y la crisis de crédito resultan ahora impopular, razón por la que el número de fondos y gestores ha disminuido, si bien de cara al futuro Souede cree que podría vivir otro momento a alza. Con respecto a su evolución, cree que en los últimos 20 años la industria se ha vuelto más institucional, cualitativa y especializada y considera que se está viendo obligada a reinventarse.

En este sentido, no teme la oleada regulatoria y considera clave “dar a la gente lo que quiere”, respetando sus demandas de liquidez, comunicación o transparencia. También cree que parte de la solución es aumentar el número de cuentas separadas. Preguntado por sus tentaciones hacia el terreno UCITS, Souede afirma que construyeron una plataforma con 30 gestores UCITS y que los resultados no fueron tan buenos como los de Permal. Por eso, si ha de elegir, prefiere los hedge tradicionales.

La rotación de gestores de la firma es de dos tercios cada cinco años. El consejero delegado explica que la salida de un profesional puede explicarse por varios factores, como la falta de disciplina, la aparición de mejores ideas y más atractivas, la fundación por parte de los gestores de nuevas firmas que no van tan bien como las anteriores o la falta de sensibilidad hacia la globalización que les impide evolucionar lo suficientemente rápido. “Algunos no escuchan la globalización del mundo: si uno está muy centrado por ejemplo en EEUU, puede surgir un competidor chino que lo haga mucho mejor”, afirma.

Retos en EEUU

Con respecto a la economía estadounidense, Souede cree que los inversores habrán de afrontar crecimientos más moderados, de entorno al 3% frente al 6%-7% de hace años, de cara al largo plazo. Y es que continúa la tendencia al desapalancamiento, un problema que podría agravarse si el Gobierno retira los planes de estímulo. “El sector privado no se animará hasta no estar seguro de que habrá crecimiento futuro”, afirma, señalando también un cambio político como catalizador, pues “si ganan los republicanos mejorará el sentimiento para los negocios”.

“El Gobierno no está escuchando a los ciudadanos, que no quieren oír hablar de más impuestos como consecuencia del aumento del gasto social”, afirma. Para Souede, la Fed tomará más medidas de acceso a la liquidez, un contexto positivo a corto plazo para acciones y bonos, si bien a largo podría despertar los temores inflacionistas. Por eso recuerda que en los próximos meses los mercados estarán dirigidos por la macroeconomía y no por los fundamentales.

 

Lo más leído