Irlanda agilizará sus procesos de autorización de fondos


Las autoridades irlandesas trabajan para hacer más dinámico y ágil el proceso de autorización de nuevos fondos en el país. Su intención es aprovechar la trasposición de la directiva de gestores alternativos (AIFMD) para revisar en profundidad todo el proceso y adaptarlo a los nuevos tiempos, según ha anunciado Matthew Elderfield, gobernador adjunto del Banco de Irlanda, durante la apertura de la conferencia anual de Ifia, la asociación de fondos de Irlanda. 

Uno de los objetivos es que todo el intercambio de información durante el proceso se pueda realizar en formato electrónico y mejorar la eficiencia sin perder el control. “Queremos revisar todos los pasos del proceso para ver si tienen sentido”, señala Elderfield. 

Irlanda quiere consolidar su posición como uno de los mayores centros de domiciliación de fondos en el mundo. Este año, el total de activos en fondos irlandeses ha alcanzado un nuevo récord, al superar los 1,1 billones de euros. En número de fondos, también se han superado las cifras máximas de 2008, con más de 5.100 fondos domiciliados. También se ha alcanzado un nuevo máximo histórico, con 2,2 billones, en patrimonio total de fondos administrados desde Irlanda.

De media, según datos manejados por Ifia, la autorización de un fondo UCITS tarda en torno a un mes en Irlanda, y para los fondos no armonizados dirigidos a inversores cualificados, conocidos como QIF, el plazo es de un día siempre y cuando el representante legal garantice al regulador que el vehículo cumple con todos los requisitos. Pero buena parte del proceso de entrega de documentos se sigue realizando de forma manual y esto es lo que las autoridades quieren automatizar.

Las autoridades aprovecharán la trasposición de la AIFMD para revisar también “todo el entramado de normas” relacionadas con los vehículos no UCITS en Irlanda. De cara al futuro, Elderfield considera que sería contraproducente que UCITS VI volviera a restringir el espectro de activos elegibles para los fondos armonizados y cree que esta directiva debería ahondar en la regulación de los monetarios, algo en lo que las autoridades irlandesas ya están trabajando.

“Habrá cambios significativos para los monetarios”, asegura. Entre esos cambios, apunta la posibilidad de incluir restricciones a los reembolsos en ciertas circunstancias para impedir salidas masivas. 

El gobernador adjunto del Banco de Irlanda destaca la importancia que tiene la autorregulación y cita como ejemplo el código de buen gobierno para los fondos, impulsado por Ifia, y que ha servido de base al Gobierno para elaboración de nuevas normas. 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído