Invesco ve paralelismos entre el comportamiento bursátil actual y el rally de 2009


A principios de 2009, el cambio de mentalidad desde una situación de colapso sistémico a una de recuperación cíclica desencadenó un brusco rebote en los mercados que estuvo liderado por lo que desde Invesco Asset Management califican como ‘los arquitectos de la crisis’, es decir, por las compañías con un alto grado de apalancamiento, con las entidades financieras a la cabeza. Pues bien: “después de tres años caracterizados por una casi constante crisis sistémica, el sentimiento de los inversores es bastante similar al de 2009 y el apetito por el riesgo vuelve a liderar el mercado”, asegura el equipo de renta variable paneuropea de Invesco en Henley. 

 

Según indica la firma en un informe sobre perspectivas de mercado, el acceso a enormes cantidades de liquidez, cortesía de los bancos centrales, durante toda la crisis ha sido el principal detonador del rally experimentado por la bolsa. “Los mercados han presionado a los dirigentes políticos cada vez que escaseaba la financiación de los bancos, amenazando con el colapso definitivo del sistema financiero y éstos han cedido una y otra vez ante esta presión”, afirman. “Sin embargo, en el momento de intervenir, los mercados ya habían descontado un resultado negativo”. 

 

“Aunque habrá que esperar a ver lo que ocurre en 2012, la eliminación temporal de este riesgo sistémico debido a la intervención de los bancos centrales ha fomentado el tipo de rallies vividos en 2009 y en 2011/2012”, señala Invesco. En este sentido, la entidad considera que si se analiza el entorno del mercado más reciente, existen ciertas similitudes en cuanto a su comportamiento y a sus motivaciones. “Los paralelismos entre los detonantes y los resultados en los dos casos nos llevan a preguntarnos, si el periodo posterior al rebote de principios de 2009 puede ofrecernos alguna indicación sobre la dirección que probablemente seguirán los mercados en el futuro”. 

 

La gestora considera que “si bien es cierto que hemos avanzado mucho con respecto a la crisis y que la posibilidad de un acontecimiento sistémico de peso ha remitido, el entorno sigue siendo difícil”. En este contexto, los expertos de la firma esperan que el mercado vuelva a centrarse en las compañías con valoraciones atractivas de un amplio conjunto de sectores. “Además, las empresas que distribuyen dividendos elevados y crecientes también nos resultan atractivas en un entorno en el que el crecimiento es un reto”, señala. 

 

En este punto, Invesco cree que las dos variables que pueden introducir algo de riesgo en las perspectivas económicas son el precio del petróleo, como aspecto negativo, y la posible mejora del consumo en los países del centro de Europa, como aspecto positivo. “Hay que destacar que el precio del petróleo en Europa se encuentra en máximos históricos, con las implicaciones negativas que supone para la actividad económica” y también para el impacto que suele tener en la evolución de los mercados (ver gráfico).

 

 

 

 

Puede consultar el informe completo de Invesco descargándose el siguiente archivo:

Lo más leído