Invesco no ve una salida inminente de la crisis si no se sanean las cuentas


La recuperación depende del saneamiento de las cuentas y esto no será tan rápido como piensan algunos. Esa es la opinión de John Greenwood, economista jefe de Invesco. En su opinión, las bolsas “se encuentran atrapadas entre una actividad económica en declive, la caída del crecimiento de las ventas y el descenso de los beneficios, por un lado, y los planes de rescate y estímulo de los Gobiernos y bancos centrales, por otro”. Para Greenwood, la salida de la crisis no será inminente si no se logra un claro saneamiento de las cuentas.



“Tras una década de sobreendeudamiento, los consumidores y las empresas se han fijado como prioridad volver a tener unas cuentas saneadas reembolsando deuda en lugar de endeudarse más”, señala Greenwood. Pero para sanear las cuentas, la economía se encuentra con un problema. Mientras los gobiernos y los bancos centrales pueden contribuir a sanear el balance de los bancos mediante inyecciones de capital y nacionalizaciones parciales o temporales, “poco pueden hacer –distinto de perdonar las deudas– para sanear las cuentas de las economías domésticas”.



En esta situación, el economista jefe de Invesco pronostica una recesión económica prolongada y profunda en comparación con las contracciones posbélicas más normales. Prevé que la mayoría de las principales economías experimentará durante la mayor parte de 2009 tasas de crecimiento negativas o, como poco, un estancamiento relativo. En su opinión, puede haber una tímida recuperación en 2010, aunque cree que el panorama de lento crecimiento probablemente se prolongará durante un período mayor.



Para Greenwood, “las convulsiones provocadas por la crisis de liquidez mundial en los últimos 18 meses han demostrado que en el futuro el mundo necesitará una mejor gestión del ciclo monetario y de crédito". En su opinión, estos cambios monetarios y reguladores están siendo por el momento aparcados en favor de drásticos planes monetarios y fiscales expansivos en un intento por hacer frente a la crisis inmediata. Según el economista jefe de Invesco, “la cuestión esencial ahora estriba en saber si los planes agresivos de expansión pueden lograr restablecer un crecimiento económico estable y sostenible sin dar lugar a nuevos problemas de inflación y depreciación de divisas”.

Lo más leído