Invesco: la oportunidad a largo plazo que supone Japón


Los desastres ocurridos en Japón a principios de año podrían costar al país cerca del 3,5% del PIB pero “la resistencia de la población y las compañías es increíble y la economía ya está mostrando signos de recuperación”. Para Kunihiko Sugio, responsable de inversiones y gestor value de renta variable japonesa de Invesco Japan, son buenas noticias para los inversores, aunque lo más importante es reconocer el progreso estructural realizado por las empresas japonesas en la última década. “Pensamos que el mercado de renta variable, que actualmente cotiza a su valor en libros, podría ofrecer grandes retornos a largo plazo con un limitado riesgo de caídas”, explica.

 

“Poca gente recuerda que el mercado bursátil fue una vez mayor que el de EEUU, y supuso el 40% de la capitalización mundial en 1989”, comenta. “En los siguientes 20 años hasta mayo de 2011, el Topix perdió el 70% de su valor”. Para el experto, en el pico de 1989 el mercado cotizaba a 50 veces los beneficios y 5 veces el valor en libros, con una capitalización del 150% del PIB, una de las mayores burbujas de la historia financiera.

 

Pero, dos décadas después, a pesar de la revisión bajista de los beneficios tras el terremoto, el tsunami y desastre nuclear de principios de año, el PER es de 13 veces y el mercado se sitúa en una vez su valor en libros con una capitalización de mercado del 60% del PIB, lo que considera atractivo.

 

“Lo más importante es lo que se ha logrado”, dice el experto: las firmas niponas son mucho más rentables ya que han recortado costes y reestructurado sus modelos de negocio para beneficiarse del crecimiento secular de los mercados emergentes. “Con la coraza llena de liquidez, son mucho más generosas con los accionistas”, asegura. Por eso confía en que le mercado ofrezca una “clásica oportunidad de largo plazo donde el riesgo bajista es relativamente limitado mientras el potencial alcista podría ser recompensado sustancialmente”.

Empresas