Invesco cree que la inflación dejará de ser un problema en China, pero ve otros riesgos


La inflación dejará de ser un problema en China, aunque resulta prematuro esperar una fuerte caída de los precios a corto plazo. Al menos, esta es la opinión de Joseph Tang, director de inversión de Invesco para Asia Pacífico, quien en el informe trimestral que lleva por título ‘El código del dragón’ considera probable que los datos macroeconómicos que se conocerán próximamente en el país se vean afectados por factores estacionales, entre los que destaca la volatilidad de los precios de los alimentos en invierno y el ‘ruido’ asociado a la celebración del año nuevo chino.

 

“Es difícil predecir la evolución de la inflación a corto plazo si bien, una vez sobrepasado el punto álgido del ciclo económico actual, esperamos que los precios muestren una tendencia bajista de aquí en adelante”. Por lo pronto, el IPC registrado en diciembre fue menor de lo esperado, por lo que el consenso ya descuenta un entorno menos inflacionista para 2012, afirma este experto. Esta circunstancia, junto a la limitación del exceso de liquidez, podría facilitar la adopción por parte del Banco Central de China de medidas expansivas orientada a impulsar el crecimiento económico, señala Tang.

 

En este sentido, el equipo de Hong Kong de Invesco cree que Pekín seguirá aplicando medidas expansivas específicas dado su elevado margen de maniobra, más aún teniendo en cuenta que los datos macroeconómicos esperados para el último trimestre de 2011 y primero de 2012 serán más bien moderados. “Estamos convencidos que la política monetaria tiene una tendencia expansiva, aunque no esperamos que se alcancen los niveles de 2008, tras el estallido de la crisis financiera mundial”, indican.

 

De hecho, según la opinión del mercado que recoge el propio Tang, la rapidez y la magnitud con que se adopten medidas expansivas serán los factores que determinen si el Gobierno será capaz de realizar un aterrizaje suave de la economía china o no. Por el momento, “los recientes datos económicos sugieren una desaceleración del crecimiento de la actividad, con unas declaraciones oficiales sobre las perspectivas futuras que se han vuelto más prudentes”, apunta el experto.

 

En este entorno, ¿qué esperar del comportamiento del mercado de renta variable chino? Tang se muestra convencido de que la volatilidad continuará durante el primer semestre del año. “Junto a la incertidumbre que afecta a los países desarrollados, hemos presenciado un aumento de operaciones de salidas a bolsa y de captación de fondos, que han absorbido parte de la liquidez y limitado la tendencia alcista del mercado”, asegura el experto.

 

“En nuestra opinión, el consenso es demasiado pesimista aunque, siendo las expectativas económicas tan modestas, no se esperan grandes decepciones”. Durante la segunda mitad del año, por el contrario, la situación vendrá marcada principalmente por las condiciones externas, afirma el director de inversión de Invesco para Asia Pacífico.

 

Puede conocer la visión general de Invesco sobre China descargándose el siguiente archivo:
 

Empresas

Lo más leído