Invertir en países nórdicos


TRIBUNA de Juan Jesús Gómez Cubillo, socio de Consilio Asesores Patrimoniales Independientes.

Los países nórdicos destacan por su estabilidad política, económica y social, en un mundo que tras la crisis financiera ha devenido en altamente inestable. Su modelo de desarrollo es único y suponen una buena diversificación geográfica para inversores sofisticados

Encontrar, dentro de los países desarrollados a nivel global, zonas geográficas en las que haya crecimiento demográfico no es fácil. Si además, a ello hay que añadir que no hayan sufrido derivas populistas se torna en una tarea casi imposible. Y si, finalmente, le aplicamos un doble filtro adicional: que crezcan más que la media de su entorno y que no estén excesivamente expuestos a los precios de las materias primas, entonces sólo encontramos tres países que cumplan con ese criterio: Suecia, Dinamarca y Finlandia. Los tres son nórdicos. Noruega, también cumple todos los criterios menos el de la dependencia de las materias primas (criterio por el que quedan fuera Australia y Canadá). Probablemente, parte de su atractivo como destino de inversión sea que, en un mundo altamente inestable, los cuatro países se sitúen como los mejor gobernados del mundo. Siguiendo datos del Banco Mundial, World Economic Forum e Insead, Suecia, Dinamarca, Finlandia y Noruega son líderes en prosperidad, innovación, facilidad para desarrollar negocios y baja corrupción. Igualmente, de acuerdo con datos de la Comisión Europea, Finlandia, Dinamarca y Suecia registran una elevada tasa de confianza pública en las instituciones: frente a un nivel de 33 sobre 60 en la UE-27, Finlandia registra un 59, Dinamarca un 54 y Suecia un 53.

El buen gobierno favorece la estabilidad política y a la economía. Por ello, no es casual que frente a tasas de desempleo en la UE del 9%, los países nórdicos disfruten de un envidiable 6%. Además, sus niveles de deuda pública, medida como porcentaje sobre PIB, son los más bajos de la UE con tasas de entre el 40% y 60% frente a un endeudamiento medio del 80% en los países europeos. Y en cuanto a su presupuesto anual, tan sólo Finlandia tiene un ligero déficit del -2%, mientras que Dinamarca Suecia o Noruega disfrutan de superávits del 5%, 6% y 12% respectivamente, siendo este último, el más elevado de la UE. Pero quizás, aparte de la buena gestión pública, sea la demografía el otro factor claramente diferencial: frente a un raquítico crecimiento poblacional esperado en la Eurozona del 4% durante el periodo 2013-2030, en los países Nórdicos el crecimiento esperado de la población es de un 22% (fuente: Informe World Economic Forum de octubre de 2014 del Fondo Monetario Internacional).

¿Dónde invertir?

En un entorno global marcado por la inflación de activos no parece que los mercados financieros ofrezcan oportunidades atractivas, al menos en término de valoración. Tampoco en los países nórdicos. Sin embargo, los activos reales (inmobiliario fundamentalmente) pueden ser un buen destino de inversión para todos aquellos inversores que sean capaces de seleccionar gestores excelentes que se dirijan a activos generadores de rentas y con buenas perspectivas de revalorización. Los mercados nórdicos son además, el tercer mercado inmobiliario más importante de Europa, por detrás de Reino Unido y Alemania y por delante de Francia. Según CBRE en 2016 en estos países se realizó un 16% del volumen total de transacciones a nivel europeo. Además, se trata de mercados en los que los costes de intermediación son más bajos que en otras ubicaciones europeas y que cuentan con entidades financieras solventes con buena disponibilidad de crédito a un coste ajustado.

Aunque el mercado de Suecia residencial ha registrado subidas vertiginosas (ellos sufrieron su propia crisis bancaria en los años 90 y durante la crisis financiera no se inmutaron) no todos los mercados de vivienda de los países nórdicos se han comportado de la misma forma y en algunos de ellos como Dinamarca o Finlandia hay  oportunidades atractivas a medio plazo en el segmento de rentas medias en buenas ubicaciones en las ciudades principales (esencialmente Copenhague y Helsinki). Otros segmentos diferentes a la vivienda familiar tradicional también gozan de buenas perspectivas como por ejemplo las residencias de estudiantes que,  en los países nórdicos, cuenta con garantías por parte del estado ya que es uno de los pilares de sus generosos estados de bienestar. Por su parte, los pisos unipersonales con asistencia son un activo cada vez más demandado por personas  que viven solas (jóvenes fundamentalmente) y que demandan unos servicios básicos de mantenimiento, limpieza, suministros, acceso a redes de comunicación etc.

Internet vs retail

El sector retail (comercio minorista ya sea en el formato de centros comerciales, parqués de medianas o high street –calles comerciales-) está sufriendo una crisis estructural por la irrupción masiva del comercio electrónico cuyo principal exponente es Amazon. La que empezó siendo una librería por internet es hoy el mayor distribuidor del mundo de artículos de todo tipo a particulares. Las firmas de retail están adaptando sus modelos de negocio intentando reconvertirse de dos formas complementarias: a través de la potenciación de sus plataformas de venta por internet y tratando de aprovechar las tiendas físicas para realizar una venta multicanal que apoye el canal digital para recogidas, cambios etc.

En todos estos escenarios existe un sector ganador: logístico. Lo que no hace mucho tiempo era un sector sólo para operadores especializados (por su elevado riesgo), hoy se ha convertido en un activo core para las carteras de los inversores patrimonialistas por cuanto permite una gran predecibilidad (flujos de renta estables y crecientes mediante la firma de contratos a largo plazo), seguridad (con inquilinos de primer nivel) y versatilidad del activo (las naves logísticas se han sofisticado mucho, incorporando nuevas tecnologías y materiales de última generación que además de mejorar el valor intrínseco del activo, lo convierten en una ubicación apta para muchas compañías diferentes y no sólo para los operaciones logísticos tradicionales).

Tanto en uno como en otro activo, el contar con equipos locales que puedan apoyar el property management y el asset management es clave ya que permite capturar más valor de las distintas fases del proceso y conseguir una menor dependencia del ciclo inmobiliario que indudablemente tiene su incidencia en un activo tan cíclico. La flexibilidad de los gestores para poder elegir el momento de venta de los inmuebles es clave por cuanto un ciclo adverso no implique pérdidas sino tan sólo el alargamiento del periodo de maduración de los activos para aprovechar un momento más adecuado de desinversión. Por otro lado, en este aspecto, es esencial el control de riesgos puesto que es ésta la única forma de mitigarlos (riesgo de divisa, de tipo de interés, de liquidez y por supuesto de ciclo inmobiliario).

Finalmente, la divisa es importante cuando se hacen inversiones en geografías con monedas diferentes. No puede decirse que los países nórdicos tengan divisas a precios atractivos… Esta es una de las principales objeciones para un inversor en euros o en dólares cuando considera la inversión en estos países. Pero también las generalizaciones son injustas: mientras que ciertamente la corona sueca es tras el franco suizo la moneda más cara del mundo (en términos de paridad del poder de compra), Noruega se ha depreciado bastante respecto a sus máximos frente al euro y cotiza ahora con una sobrevaloración moderada con respecto a la divisa común. Pero ni Dinamarca ni Finlandia suponen un problema a estos efectos: Finlandia porque tiene divisa euro y, por lo tanto, para un inversor en euros no tiene riesgo de tipo de cambio y Dinamarca porque su divisa, la corona danesa, cotiza frente al euro a un nivel adecuado en términos de paridad del poder de compra (parity purchasing power, PPP por sus siglas en inglés). .

¡Feliz Navidad y próspero 2018!

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído