“Invertir en la Bolsa de EEUU es buena opción; algunos valores están sobrevendidos”


Pese a que la subida experimentada por el S&P en lo que va de año ha sido "rápida y furtiva", la innovación y competitividad de las empresas estadounidenses, unido a una pirámide poblacional sana del país, siguen convirtiendo al mercado de renta variable americano en una buena opción de inversión de cara al largo plazo”. Así al menos lo cree Joanna Shatney, directora de acciones de gran capitalización de Estados Unidos en Schroders, al considerar que “las compañías americanas están muy bien posicionadas para elevar sus beneficios en un entorno de menor crecimiento económico”.

 

En una presentación para clientes realizada en Madrid, Shatney se muestra convencida de que algunas empresas están sobrevendidas, una circunstancia que, paradójicamente, se produce cuando muchas de ellas presentan niveles récord de caja. “Unas hojas de balance en buena forma suponen dejar la puerta abierta a potenciales adquisiciones, programas de recompras de acciones propias o incluso incrementos en la política de retribución al accionista”, señala.

 

En su opinión, el momento para apostar por esta clase de activos es el adecuado. En primer lugar, unos tipos de interés que la Reserva Federal mantendrá en mínimos históricos durante algún tiempo “obligan al inversor a buscar alternativas a la hora de colocar su dinero y, una de las más apetecibles, es sin duda la renta variable”, sobre todo teniendo en cuenta que el inversor podría verse atraído ante el reclamo que suponen “unas valoraciones muy bajas”.

 

En este sentido, Shatney cree que ni siquiera una ralentización de la economía estadounidense podría evitar una mejora de los resultados empresariales de sus empresas ya que, en su opinión, “no conviene olvidar que el 40% de los beneficios provienen del extranjero”. De hecho, esta experta asegura que “existen algunas que, a pesar de mostrar un claro declive en Estados Unidos, están siendo capaces de elevar sus beneficios gracias a su exposición a los mercados emergentes”.

 

En el plano macro, la economía americana está mostrando algunos signos de mejora, como se refleja en los datos de producción industrial o el ISM manufacturero. Además, el hecho de ser un año en el que los electores tendrán que decidir quién será el inquilino de la Casa Blanca no implica ningún riesgo. Más bien al contrario, indica esta experta. “Años de elecciones suelen ser tradicionalmente positivos para el S&P 500 al ser periodos en los que no se introducen cambios normativos significativos”, señala. “Es el famoso no news, good news”.

 

Entre el universo de empresas de gran capitalización que podrían formar parte de la cartera del Schroder ISF US Equity Alpha, fondo que gestiona desde finales de 2010, Shatney reconoce decantarse “por compañías innovadoras, líderes en su sector y que puedan hacerlo bien tanto en entornos económicos favorables como adversos”. Una de las que mejor encajan en este perfil es Apple, un valor del que afirma “sentirse enamorada” y que ocupa el 6,5% de la cartera. En lo que va de año, el fondo está logrando batir al S&P 500 al anotarse una subida del 9%, casi dos puntos por encima del índice.
 

Empresas

Lo más leído