Inversores buscando la mejor inversión: ¿hedge funds?


El mundo está lleno de incertidumbre y los inversores tienen un reto al decidir dónde y cuándo invertir. Como siempre, los inversores más sofisticados y con más experiencia tienen más claras sus ideas para ganar dinero en esta época. Los family office pueden invertir rápido en hedge funds porque lo hacen por su cuenta, pero los institucionales y los minoristas tienen menos apetito por la percepción del riesgo que representan los hedge funds.

Recaudar dinero en España resulta más difícil ahora por varias razones:

España entró tarde al mundo de los hedge funds por culpa de las regulaciones y de las ineficientes leyes impositivas, y sufrió la caída de los mercados en 2008 cuando la industria estaba creciendo. Por tanto, pocos inversores han visto los beneficios de las rentabilidades descorrelacionadas de esta clase de activo. Esto fue verdad especialmente para los inversores “retail”, que invirtieron en los fondos de fondos, unos productos que de media perdieron un 20% en 2008. Desafortunadamente, había también muchas instituciones con inversiones en Madoff.

España no tiene compradores naturales de hedge funds por problemas estructurales. El 75% de los ciudadanos son dueños de sus casas. Los bancos grandes dominan la distribución minorista y no tienen interés en vender hedge funds. En este momento, no quieren asumir ningún riesgo para su reputación. Los bancos están en una guerra de depósitos, con algunos ofreciendo el 4% y otros hasta el 4,5%. Y esto reduce mucho la posibilidad de captar dinero para activos alternativos.

El mercado institucional y de pensiones es limitado; sólo la banca privada y los family office tienen interés en hedge funds y ellos están quemados tras la experiencia de 2008. La caída de los mercados de renta variable y del mercado inmobiliario les ha llevado a buscar inversiones líquidas en las que puedan recuperar su dinero con rapidez. En plena crisis, muchos hedge funds impusieron restricciones a los reembolsos. Ahora, los fondos UCITS III arreglan muchos de estos problemas y son más eficaces desde el punto de vista fiscal. Por eso, este tipo de producto se ha vuelto más popular.

Hay una tendencia a elegir también los fondos con mejor reputación y largo historial, y estrategias líquidas y conocidas. Es muy difícil captar dinero para fondos nuevos o pequeños. Además, tampoco facilita las cosas el no tener muchas historias de éxito en hedge funds en España.

Un gestor de fondos de fondos asegura que el dinero va a los mejores fondos de cada clase y con mayor track record; es decir, a los fondos que sobrevivieron. Pero reconoce que, debido al escaso interés de los inversores finales, hay poco dinero para invertir. Los institucionales necesitan más tiempo, educación, información y un cambio en sus expectativas de riesgo y beneficios. El entorno actual de bajos tipos de interés y mercados turbulentos ofrece un buen argumento en defensa de la inversión en hedge funds. Los inversores buscan una mayor rentabilidad de la que ofrecen los bonos y una menor correlación de la que ofrecen los fondos tradicionales. En 2009, al estar centrados en renta fija y efectivo, se perdieron el rally de las bolsas. Ahora buscan diversificar priorizando la liquidez y la transparencia. Por todo esto, España se ha convertido en un buen mercado para los fondos UCITS III.

Pero otro gestor de un hedge fund español asegura que ellos continúan su marketing como siempre y que han recaudado dinero con éxito tanto de instituciones como de family office. Una buena prueba de que, a pesar de todo, un hedge fund en España puede sobrevivir y crecer.

 

Lo más leído