Inversiones alternativas a través de unit-linked luxemburgués


TRIBUNA de Pablo Peciña, asesor patrimonial senior, Lombard International Assurance. Comentario patrocinado por Lombard International Assurance.

Los bajos tipos de interés de los últimos años han empujado los inversores a exponerse en mayor medida a la renta variable, y han incentivado la búsqueda de inversiones alternativas, en activos no cotizados y en general en inversiones no tradicionales con el objetivo de obtener mayores rentabilidades.

Según una encuesta realizada por Preqin para SEI, el sector de los productos alternativos ha experimentado un incremento del 40 % a lo largo de los últimos cuatro años hasta alcanzar la cifra de 7,7 billones de dólares. Asimismo, encontramos esta tendencia en un sondeo efectuado por GFM Research para Intralinks, que afirma que más de un tercio de los inversores habría incrementado su exposición en al menos un 10 % a este tipo de activos en 2017.

La tendencia no es ajena a los gestores de carteras, conscientes de la necesidad de obtener mayores rentabilidades y satisfacer el deseo de sus clientes, especialmente aquellos más sofisticados, de incorporar a sus carteras inversiones alternativas y activos no cotizados. En este contexto, el objetivo de obtener mayores rentabilidades a través de la inversión en activos no tradicionales es compatible con la vehiculización de dichas inversiones a través de un seguro de vida unit-linked y la obtención de las ventajas que éste otorga, siempre y cuando se respeten los límites establecidos en la regulación a este respecto y que son muy amplios en el caso de aseguradoras luxemburguesas cuando se trata de clientes de alto patrimonio.

A la emisión del seguro de vida, la aseguradora podrá designar un gestor para que discrecionalmente gestione la cartera ligada a la póliza de seguro con base en una estrategia pre-seleccionada por el cliente. Si dicha estrategia prevé la inversión de parte de la cartera en inversiones alternativas, el gestor realizará este tipo de inversiones que pasarán a formar parte del patrimonio de la aseguradora, no del cliente, si bien éste último, a través de su póliza de seguro (a la que las inversiones se hallan ligadas) será quien asuma el riego de la inversión y quien pueda por tanto beneficiarse de posibles futuras rentabilidades.

La inversión en activos no tradicionales a través de soluciones de seguro de vida unit-linked permite además a los gestores el acceso a una mayor variedad de esta clase de activos ya que algunas de estas inversiones solo son elegibles para inversores institucionales tales como aseguradoras y que por tanto, de otra manera, no serían accesibles directamente para los clientes.

Asimismo, el seguro de vida puede ofrecer el diferimiento fiscal de las rentas que dichas inversiones de otra forma generarían a efectos del IRPF cada vez que se produce un evento de liquidez o se producen desinversiones; y se simplifican las obligaciones declarativas y el régimen fiscal que en ocasiones pudieran ser de aplicación para los clientes si las inversiones las detuvieran directamente, y ello independientemente del lugar donde éstas radiquen. Por supuesto las demás ventajas intrínsecas al seguro son aplicables tales como la posibilidad de optimización fiscal respecto del Impuesto de Sucesiones y Donaciones y del Impuesto sobre el Patrimonio, las oportunidades de planificación sucesoria y la protección del patrimonio bajo el seguro gracias al triángulo de seguridad luxemburgués, uno de los sistemas de protección de activos más seguros del mundo.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas