Tags: Negocio |

Inversión en tendencias de la China reformista, con Threadneedle


El descenso en los precios del petróleo y la recuperación de EEUU  están beneficiando a la economía china. Un petróleo más barato no sólo está reduciendo el dato de inflación, favoreciendo medidas de estímulo monetario - tal como hemos visto con el reciente de recorte de tipos – sino que también está apoyando el uso de este combustible frente al carbón, reduciendo el índice de polución.

Para 2015, las autoridades parece que van a aceptar un objetivo de crecimiento económico de 7 por ciento, factible para China y su tasa de empleo. Las reformas que el gobierno está llevando a cabo se están centrando en la disciplina presupuestaria, pero tratando de evitar que esto suponga un freno para su crecimiento. Se compensa con proyectos de infraestructuras, capitalización de los bancos y medidas de estímulo monetario y permitiendo que el yuan se debilite frente al dólar.

Los fondos que invierten en la categoría VDOS de Renta Variable Internacional China han tenido un buen comienzo de año, con el índice de esta categoría revalorizándose un  8,13 por ciento. De una selección de fondos que obtienen la calificación cinco estrellas de VDOS, la clase 2 de acumulación en euros de TSIF CHINA OPPORTUNITIES FUND para clientes institucionales alcanza un 8,64 por ciento de rentabilidad.

Para la gestión de este fondo, se sigue un estilo bottom-up de selección de activos, en base a un análisis fundamental conjunto por parte de los equipos de análisis de Singapur y Columbia (USA) junto con los gestores del fondo, basados en Londres.

Vanessa Donegan es la encargada de gestionar TSIF CHINA OPPORTUNITIES FUND. Incorporada a Threadneedle Investments en 1994, pasó a dirigir el Equipo de Renta Variable de Asia ex Japón en Septiembre de 1997.  Vanessa es además responsable de análisis de los sectores de Banca y Seguros de la región, siendo también parcialmente responsable de Australia y del sector de materiales. Vanessa comenzó su carrera en 1981, con Grieveson Grant Stockbrokers donde llegó a gestionar inversiones del Lejano Oriente. En 1986 se incorporó a Allied Dunbar Asset Management como responsable de la gestión de fondos del Lejano Oriente. Es licenciada en Cultura Clásica por la Universidad de Oxford.

El fondo cuenta en la actualidad con un patrimonio bajo gestión de 150 millones de dólares (aproximadamente 131 millones de euros). Para la selección de valores a incluir en su cartera se parte de un universo de unas 300 compañías, incluyendo las 140 del índice de referencia del fondo, el MSCI China. Tras un proceso de análisis fundamental que se complementa con unas 200 visitas de compañías al año, se construye una cartera que incluye entre 50 y 70 valores.  Para su selección se consideran temas como mejoras en el estilo de vida (urbanización, aumento de la demanda de servicios sanitarios y de grandes marcas, turismo, seguros) cambios en el sector industrial del país  (infraestructuras, automatización, revolución industrial, energías limpias y control de contaminación) incremento del uso de Internet (del PC al móvil, comercio electrónico, publicidad y juegos online) o reformas beneficiosas para el país, como la del sector financiero.

Con estas temáticas como telón de fondo se construye una cartera en que las mayores ponderaciones por sector corresponden a Financiero (31,70%) Tecnologías de la Información (17,20%) Industriales (11,40%) Consumo Discrecional (10,80%) y Servicios de Telecomunicaciones (7,80%). Las mayores posiciones corresponden a Tencent Holdings Ltd (8,70%) China Mobile Ltd (6,90%) China Const. Bank (5,70%) Bank of China Ltd Class H (5,70%) Ind. & Com Bk China (3,60%) Ping Ang Insurance (34,0%) y China Life Insurance Co. Ltd Class H(3,10%). En total, las diez mayores posiciones suponen un 44,40 por ciento de la cartera, incluyendo acciones de 67 compañías.

La rentabilidad histórica del fondo lo sitúa entre los mejores de su categoría durante 2013, batiendo al índice de su categoría durante 2012 y 2015. A tres años, el fondo registra una volatilidad de 11,83 por ciento, que se reduce hasta 9,12 por ciento en el último año, situándolo por este concepto también entre los mejores de su categoría, en el quintil cinco. En este último periodo, su Sharpe es de 0,63 y su tracking error, respecto al índice de la categoría en que se encuadra el fondo, de 7,17 por ciento. La suscripción de la clase institucional de TSIF CHINA OPPORTUNITIES FUND requiere una aportación mínima de 750.000 euros, aplicando a sus partícipes una comisión fija de 1 por ciento y de depósito de 0,008 por ciento.

En opinión de la gestora, el mercado de renta variable de China puede ser algo volátil en los próximos meses, a medida que los inversores asimilan el dato de crecimiento de 2014. Sin embargo, se espera que la política monetaria expansiva y la eliminación de controles administrativos apoyen una positiva evoluicón económica. Las exportaciones continúan su recuperación, gracias a una mayor fortaleza de la demanda estadounidense y de los países miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático. El fondo continuará focalizando su inversión en compañías que se beneficien de un aumento en los ingresos domésticos, particularmente en los sectores de consumo discrecional y salud. Los ejemplos más notables serían empresas que se beneficien del fuerte crecimiento en comercio electrónico, junto con empresas estatales en proceso de reforma y restructuración.

Para información más detallada, ver ficha a continuación.
 

Profesionales