Inversión en Latinoamérica, con AXA


Con la recuperación de las materias primas, tras su pronunciado declive, los activos de países productores han comenzado a escalar posiciones, tanto en renta fija como en renta variable. Particularmente en la región latinoamericana, vemos cómo el Bovespa y el Merval son el cuarto y el sexto índices más rentables en el año, con el índice de Colombia por delante, en tercera posición.

De acuerdo con este comportamiento del mercado, el índice de la categoría VDOS de Renta Variable Internacional Latinoamérica se anota una rentabilidad de 9,29 por ciento desde el inicio del año. De esta categoría, AXA WORLD FUNDS-FRAMLINGTON LATAM obtiene un resultado superior, con una revalorización de 11,31 por ciento en su clase F de capitalización en dólares.

La cartera del fondo invierte en renta variable de emisores domiciliados o que ejerzan una parte fundamental de su actividad económica en países latinoamericanos. La selección de títulos (stock picking) es el motor fundamental de la creación de valor, analizando cada una de las empresas para identificar aquellas que destacan por su buena gestión y modelo de negocio. Los inversores del fondo, podrán así beneficiarse de un profundo conocimiento de la dinámica del sector, gracias a las continuas reuniones mantenidas tanto con empresas, como proveedores, así como de una cobertura y comprensión detallada de las compañías en cartera, además de un intercambio continuo de información entre los distintos analistas especialistas de cada sector del equipo de renta variable de Framlington.

El equipo de AXA Framlington gestiona más de 57.000 millones y está integrado por 60 Analistas/Gestores (con una media de 22 años de experiencia), 7 ingenieros de cartera y 9 Analistas de inversión responsable. El equipo de LATAM lo integran cinco profesionales, abarcando la gestión de carteras y el análisis, un doble papel que la gestora entiende que es fundamental para que el análisis aporte verdadero valor a la cartera.

El gestor principal del fondo es Julian Thompson. Con más de 22 años de experiencia, Julian se incorporó a AXA IM en diciembre de 2010 como Jefe de estrategia de mercados emergentes. Comenzó su carrera en Stewart Marfil en 1993, convirtiéndose en Jefe de Mercados Emergentes (ex-Asia) antes de trasladarse a American Express Asset Management en 1999, como Director de Mercados Emergentes.  Continuó en la misma posición cuando American Express adquirió Threadneedle Asset Management en 2003, responsabilizándose de la gestión de carteras de Mercados emergentes mundiales y de un fondo latinoamericano. Julian tiene una licenciatura en Lenguas Clásicas y un Doctorado en Literatura Clásica ambos por la Universidad de Cambridge. 

La filosofía de inversión se asienta en un riguroso proceso basado en la identificación del ciclo de vida de compañías con fundamentos sólidos. El proceso consta de cinco pasos: Generación de ideas, Análisis fundamental, Selección de títulos, Construcción de la cartera y Revisión de la cartera.

Partiendo de un universo de más de 200 compañías, el primer filtro sirve para identificar aquellas compañías que se encuentran en la fase más dinámica de su ciclo de vida. Se utilizan los análisis externos para verificar sus expectativas de mercado, pero todas las decisiones de inversión se toman a nivel interno.  El equipo gestor cuenta con una larga experiencia en la región LatAm, que  hace que tengan una excelente relación con la mayoría de las compañías que cubren, permitiéndoles fácil acceso a la alta dirección. Durante las reuniones se centran en la estrategia corporativa y perspectivas de crecimiento a largo plazo, dando cobertura a unos 250 títulos de América Latina, incluyendo el 100 por ciento del índice MSCI EM Latin America 10/40.

En la segunda fase, se centran en la creación de valor para el accionista. Puesto que el marco de análisis del equipo gestor se centra en sectores, más que en áreas geográficas, los analistas pueden seleccionar las mejores acciones de cada sector independientemente de su localización. Para ellos,  este enfoque tiene sentido en un mundo cada vez más globalizado, ya que da una idea mucho mas clara de las empresas que crean una ventaja competitiva. Prestan una especial atención a las cuestiones macroeconómicas, trabajando muy de cerca con el equipo de renta fija para establecer el marco macroeconómico. Con un enfoque de análisis bottom-up, la selección de títulos se hace en base a la disponibilidad de un precio atractivo, lo que determinará su exposición sectorial final.

Con el  objetivo de tener una imagen del retorno de las compañías, su potencial de crecimiento y sus fuentes de financiación, se construyen modelos con los estados financieros de la empresa, utilizando datos anuales y trimestrales. Cuando es necesario analizan también los últimos cinco años de historia de la compañía. Todos los modelos se hacen en moneda local y se convierten a dólares al tipo de cambio actual y son utilizados por el gestor/analista para fijar el precio objetivo de cada compañía.

Finalmente se construye la cartera, que debe cumplir algunas directrices internas para asegurar que está lo suficientemente diversificada. Puede tener una desviación frente al índice de referencia de entre +/- 15 por ciento por país, de +/- 10 por ciento por sector y de +/- 7.5 por ciento de títulos. Aunque no hay un tracking-error explícito, se espera que sea de en torno a un 4-8 por ciento por año. La cartera normalmente cuenta con entre 30 y 50 posiciones dependiendo de las condiciones del mercado, invirtiéndose normalmente en compañías con una capitalización superior a los 500 millones de dólares. El gestor monitoriza la rentabilidad del fondo en tiempo real con el detalle de las posiciones y exposición tanto sectorial como por país frente al benchmark. Cualquier posición por debajo del 15  por ciento está sujeta a revisión. Todas las posiciones son revisadas cuando llegan a su precio objetivo. 

La composición actual de la cartera incluye entre sus mayores posiciones, la peruana del sector financiero Credicorp Ltd, las mejicanas Arca Continental SAB de CV y Grupo Televisa SAB, y las brasileñas Raia Drogasil SA e Itau Unibanco Holding SA.  Por sector, la mayor ponderación corresponde a Finanzas (39,09%) Consumo Básico (26,20%) Consumo Discrecional (18,44%) Industria (6,45%) y Materiales (3,44%). Méjico (49,90%) Brasil (38,85%) Perú (6,14%) y Chile (5,11%) representan los mayores pesos en la cartera por país.

La evolución histórica por rentabilidad del fondo lo sitúa entre los mejores de su categoría, en el primer quintil, durante 2014 y 2015, con un dato de volatilidad a tres años de 18,98 por ciento y de 22,93 por ciento en el último año, posicionándose también entre los mejores por este concepto, en el quintil cinco a un año. Periodo en que registra una Sharpe de -0,32 por ciento y un tracking error, respecto al índice de su categoría, de 4,71 por ciento. La inversión en la clase F de capitalización en dólares de este fondo requiere una aportación mínima de 100.000 dólares (aproximadamente 87.754 euros) aplicando a sus partícipes una comisión fija de hasta 0,75 por ciento y de depósito, de hasta 0,025 por ciento.

Las perspectivas para Brasil siguen siendo difíciles, habida cuenta del endurecimiento de las condiciones crediticias, la presión inflacionista y las crecientes incertidumbres políticas. El fondo mantiene su infraponderación en este país. Tanto las condiciones macroeconómicas como la agenda de reformas en México son alentadoras y las perspectivas del país siguen siendo positivas. El fondo mantiene su sobreponderación en este mercado.

Respecto al resto de fondos de su categoría, el fondo ha mostrado un resultado superior  en los últimos periodos anuales, con un coste por volatilidad reducido, haciéndose merecedor de la calificación cinco estrellas de VDOS.

Para información más detallada, ver ficha a continuación.

Archivos adjuntos

Empresas

Lo más leído