Inverco estima que el patrimonio de las IIC crecerá el 4,6% en 2012


Tras un año marcado por el negativo comportamiento de los mercados y la moderación de reembolsos en las IIC españolas, desde Inverco -la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones-, estiman que 2012 será un año “moderadamente positivo” para los vehículos de ahorro e inversión colectiva. Para ello, eso sí, han de cumplirse sus pronósticos, centrados en que la incertidumbre seguirá dominando los mercados y el crecimiento mundial se ha revisado a la baja,  pero en un entorno en el que las autoridades monetarias mantendrán los tipos de interés en mínimos históricos y pondrán en marcha medidas para garantizar la liquidez del sistema, con avances también en el acuerdo sobre la quieta griega y el pacto fiscal de la UE, y con la continuidad de la reestructuración del sector financiero en España.

 

En este contexto, tanto las suscripciones netas como, sobre todo, la rentabilidad de los fondos nacionales podrían tener signo positivo, lo que haría aumentar el patrimonio en 2012. Así, prevén que el volumen de activos de las IIC se sitúe en 211.100 millones de euros, un 4,6% más respecto a 2011. De esa cifra, el patrimonio de los fondos mobiliarios se incrementaría en algo más de 6.500 millones de uros (un 5,1%), alcanzando los 134.300 millones de euros, mientras los inmobiliarios se situarían en 3.500 millones de euros, las sicav en 25.300 millones (un 3,4% más) y las IIC extranjeras crecerían hasta los 48.000 millones, un 6,7% más que en la actualidad, gracias a un efecto combinado de los mercados, la fiscalidad, el fin de la guerra de depósitos y la reestructuración del sistema financiero. Para 2011, la asociación estimó un crecimiento de los activos del 7%, cifra que finalmente fue negativa.

 

“Siempre y cuando los factores positivos se impongan a los negativos, habrá aumento patrimonial, sobre todo debido a la rentabilidad de los mercados”, comentó Ángel Martínez Aldama, director general de Inverco. Y es que el experto prevé por un lado que la liquidez otorgada por el BCE a los bancos quite presión a la captación de pasivo, impulsando la comercialización de productos fuera de balance, a la vez que esa relajación del sector financiero se traduzca en los mercados. “Sólo por la variable mercado, los activos ya deberían crecer pues si el mercado acompaña, será un incentivo para los inversores”, afirmó. Con respecto a las aportaciones netas, dice que la industria puede acabar con signo positivo este año, remarcando la fuerte caída de reembolsos desde los 23.000 millones de 2010 a los 8.000 millones de 2011. “Los reembolsos de 2011 no se han debido, a diferencia de lo ocurrido en 2009 y 2010, a la crisis de liquidez”, matizó Miguel Ángel Rodriguez, presidente de la Agrupación de Instituciones de Inversión Colectiva; un cambio que considera clave.

 

“Teniendo cuenta la complejidad del momento, no estamos descontentos: el mercado ha sido el principal responsable de las caídas en el último año y la reducción de reembolsos muestra que el proceso de salidas se está agotando”, comentó Mariano Rabadán, presidente de Inverco, que al positivo efecto mercado suma las ventajas fiscales de los fondos, algo que aumenta su atractivo frente a los depósitos, responsables en gran parte de las salidas de dinero en las IIC debido a la fuerte bancarización del sistema financiero. “Damos más o menos por terminada la guerra del pasivo: los productos con alta retribución serán menos abundantes y frecuentes porque, aunque sigue habiendo necesidad de recursos para los bancos, es de menor presión e intensidad que en el pasado”. Por eso cree que, las entidades deberían centrarse en dar un mayor servicio a sus clientes y que, tanto por razones financieras como fiscales, ello debería impulsar la comercialización de IIC, productos de mayor margen. “No pedimos ni vaticinamos un fuerte trasvase de dinero desde depósitos a fondos. La neutralidad de flujos nos basta. Lo demás lo harán los mercados”, afirmó Rabadán.

 

A este apoyo también contribuiría una reforma financiera que “va en la buena dirección” y que conducirá a una concentración del sector, que dará forma a entidades de mayor dimensión que impulsarán el ahorro y la inversión. “Las gestoras serán más sólidas, más potentes y favorecerán el servicio a los partícipes”, comentó.

 

Más de lo mismo: fondos garantizados

Eso sí, aunque los activos aumenten, el producto no cambiará, y desde Inverco apuestan por un 2012 caracterizado por “más de lo mismo”, es decir, fondos garantizados. “El inversor español es muy conservador y no saldremos de ahí. Hay una frontera muy fina entre los depósitos bancarios y los fondos monetarios pero estos últimos no han podido hacer frente a las cifras de los depósitos pero en 2011 los fondos garantizados fueron buenos competidores”, afirma Rabadán. El presidente de Inverco vaticina un año similar, con unos fondos monetarios con baja rentabilidad y un patrimonio “casi marginal”, menos relevante que los fondos de deuda a corto plazo, y con un buen comportamiento de los fondos de renta fija de largo plazo, ante la bajada de tipos y la disminución de diferenciales en deuda pública y privada. Con respecto a los de renta variable, también augura subidas, pues cree que el precio está tan bajo que sería raro que la bolsa no subiera. En lo referente a los fondos inmobiliarios, no cree en el nacimiento de nuevos productos y se muestra escéptico con las socimi: “No es el mejor momento y la previsión para los fondos inmobiliarios hoy por hoy no es positiva, aunque tampoco son una categoría decisiva”, comentó.

 

Fondos de pensiones: aumento de activos también gracias al mercado
En cuanto a los fondos de pensiones, Inverco considera que tanto las rentabilidades como las aportaciones netas podrían ser positivas, lo que haría aumentar el patrimonio este año en un 4%, es decir, unos 3.400 millones de euros, alcanzando los 86.350 millones de euros. “2011 estuvo caracterizado por la estabilidad, pero con una disminución de las aportaciones netas, desde los en torno a 5.000 millones de otros años hasta los 1.000 millones debido a un efecto combinado de menores aportaciones y descenso de las prestaciones”, aseguró Fermín Álvarez, presidente de la Agrupación de fondos de pensiones, destacando eso sí su gran liquidez. Álvarez comentó que sólo la mitad de la población española tiene planes de pensiones, lejos del 80% en Europa, y sólo el 12% de la población activa tiene planes de empleo. “11.000 empresas tienen planes para sus empleados y el crecimiento podría o debería venir de ahí en el futuro”, comentó. 

 

Para 2012 auguró otro año de estabilidad, excluyendo un cambio radical de la situación debido a la fiscalidad y contemplando la posibilidad del mantenimiento o la caída de las aportaciones netas hasta dar lugar a una cifra plana. “El crecimiento a futuro vendrá dado por la rentabilidad más que por las aportaciones”, apostilló.

 

Familias desapalancadas
Con respecto al papel que jugarán los hogares en la recuperación de las IIC y los fondos de pensiones, Aldama destacó la caída del ahorro de las familias y los flujos negativos a lo largo de 2011 en los activos financieros por primera vez en años. “El reembolso en casi todos los activos financieros se debe tanto a la existencia de una menor renta disponible –debido al aumento de impuestos o del desempleo- como al desapalancamiento”, pues las familias también redujeron sus pasivos financieros. “Las familias ahorran pero en vez de hacerlo en activos se centran en reducir deuda”, afirmó el experto.  

 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído