“Iniestas” y “sergioramos” en los fondos de inversión


Aún no nos hemos recuperado de los nueve meses que dura una liga cuando la Eurocopa 2012 amenaza con alargar un mes más el parto. Te guste o no te guste el fútbol, durante tres semanas desayunarás con el último baile de la novia de Piqué, con el nuevo peinado de Torres o con la fecha de la boda de Casillas.

¿Quién no ha jugado a ser seleccionador de la “roja” para enmendarle la plana a Del Bosque? Que si Ramos por Piqué, que si Torres por Llorente… Aunque no es tan divertido, también podemos jugar a entrenador-ahorrador de fondos de inversión para componer una cartera que cubra todas las posiciones del campo. Este es mi equipo ideal:

Para la portería buscaré la máxima seguridad: fondos de deuda pública a medio plazo de países de la OCDE con rating mínimo AA. Si no son en euros cubriré siempre el riesgo divisa. El objetivo de mis fondos-guardameta es preservar mi dinero y protegerlo ante catástrofes.

En la defensa pondré fondos de deuda financiera y corporativa a corto plazo denominados en euros. Mis “piqués” y “sergioramos” son fondos rocosos que invierten en bonos o depósitos de elevada liquidez de empresas y bancos de primera línea. El objetivo de esta zaga es simple: “preservación de capital”, aceptando riesgo de crédito controlado, evitando el riesgo de concentración y limitando en lo posible el riesgo de iliquidez.

En el centro del campo quiero imaginación, buen regate, flexibilidad y equilibrio. Mis “xavis” e “iniestas” son fondos mixtos de rentabilidad absoluta donde el gestor aporta valor con sus decisiones estratégicas de exposición a distintos tipos de riesgo. Valoraré positivamente la creatividad del gestor siempre que no me exponga a aventuras temerarias. El componente de riesgo tiene que ser fácil de entender, fácil de valorar y fácil de deshacerse de él (si fuese necesario). El objetivo de mi centro del campo financiero es aprovechar la capacidad de los gestores para aportar valor con su conocimiento y experiencia: quiero colorido en los momentos dulces y sobriedad en las situaciones de incertidumbre.

Mi delantera estaría formada por fondos de renta variable indexados y baratos. No quiero que mis “torres” y “llorentes” tomen decisiones tácticas, tan solo quiero que rematen a gol. Y la forma más limpia de hacerlo es invirtiendo directamente en bolsa americana, europea, japonesa y emergente indexada a las principales referencias del mercado (S&P 500, EuroStoxx, Nikkei, MSCI Emerging Markets). El objetivo de mi delantera es generar valor estratégico a largo plazo diversificando internacionalmente.

El peso de mis fondos-guardameta y “sergioramos” es del 50%. Los “iniestas” un 30% y los “torres” un 20%.

Es probable que con esta selección no gane la Eurocopa. Ganar un campeonato de Europa es muy complicado: sólo lo hace un equipo de 16. Pero he elaborado un equipo profesional, robusto y equilibrado en todas sus líneas. Estoy seguro que me ayudará a lograr mis objetivos como entrenador-ahorrador: “Preservar mi capital y hacerlo crecer de forma ordenada en el tiempo”.

Noticias relacionadas

Lo más leído