ING mantiene su apuesta por la deuda de multinacionales españolas con escasa exposición al mercado interno


El creciente riesgo sobre la deuda gubernamental de los países mediterráneos ha impulsado la volatilidad en los mercados, un hecho que hasta el momento no ha tenido impacto en las estrategias de renta fija de ING Investment Management, según explica su especialista en bonos Marten-Pieter van Harten en un informe en el que analiza las consecuencias de esta situación. Eso sí, reconoce que un incremento adicional en los diferenciales de crédito podría añadir presión adicional. En la gestora infraponderan la deuda gubernamental española, pero mantienen posiciones en bonos de multinacionales con mayor exposición a los mercados foráneos. Una empresa de juegos y otra de medios de comunicación figuran en su cartera de deuda high yield.



Así, el incremento de la prima de riesgo en deuda soberana ha tenido un impacto muy limitado en sus inversiones, debido a que no se trata tanto del peso de mercado como a la exposición en duración. De hecho, ING sólo tenía una posición de infravaloración en España frente a sobreponderación en Irlanda, Austria y Bélgica, tras cerrar su posición negativa en Grecia. ING asegura en su informe que “si los tipos de interés de los bonos españoles suben más que los de esos tres países, podrían superar incluso el benchmark”.



La huella que las incertidumbres en la deuda gubernamental y la mayor aversión al riesgo de los inversores están dejando en los bonos corporativos con grado de inversión también ha estado limitada a un incremento en la prima de riesgo de 20 puntos básicos, si bien es más profunda en los bonos corporativos de España y Portugal. Los sectores más afectados son bancos, telecos y utilities, con incrementos en sus diferenciales de entre 50 y 60 puntos básicos. Sin embargo, las posiciones de ING en España, que ascienden al 5% de la cartera del fondo ING Euro Credit Basis, se centran “en grandes multinacionales que generan la mayor parte de sus ingresos fuera del país, por lo que los problemas domésticos tienen un impacto menor en sus beneficios”. Por ello, infravaloran las firmas más dependientes de la economía española.



La estrategia de ING en relación a los bonos de alta rentabilidad obliga asimismo a limitar la exposición en países como Grecia y España, lo que no impide que se sobreponderen compañías con el mismo criterio. Entre aquellas que generan “una parte sustancial de sus beneficios fuera del país”, figura una firma española de juegos y otra de medios de comunicación, así como una de telecomunicaciones griega. “Pese a la alta volatilidad y a las subidas recientes, esperamos que las primas de riesgo bajen en 2010, por lo que seguimos apostando por bonos high yield en nuestra estrategia general”, aseguran desde la firma.

Empresas

Lo más leído