ING IM prefiere la renta variable europea antes que la estadounidense


“El nuevo ciclo global está dirigido por las políticas monetarias y la cotización del barril de petróleo”. En el primer caso, las autoridades monetarias seguirán aplicando una política muy laxa mientras que, en lo que respecta al precio de las materias primas, se espera una bajada del precio del crudo que contribuya a favorecer una recuperación del crecimiento económico que podría producirse en los próximos trimestres.

Así al menos lo asegura ING Investment Management en un informe elaborado por su equipo de economistas y tactical asset allocation, en el que se recogen las perspectivas de la gestora sobre la situación de la economía, así como la visión y distribución de activos que aplican en sus carteras. “Aunque estamos en un momento en el que el ciclo económico global todavía está en desaceleración, la perspectiva de un repunte de la demanda global en el segundo mitad del año, unido a una mejora del mercado laboral, son algunos augurios positivos que hacen pensar en una mejora del crecimiento de aquí a finales de año".

Los más importantes, sin embargo, son los que apuntan a una caída de los precios del petróleo en relación con sus niveles del primer trimestre y la perspectiva de una política monetaria global más flexible, que podría alcanzar incluso a algunos países emergentes como China y Brasil. Aun así, y en la misma tónica de advertencia que ING IM señala en su informe, “no hay que olvidar el enfriamiento del crecimiento global viene propiciado por la falta de confianza y los efectos de las malas condiciones financieras, en especial las derivadas por la crisis de la eurozona”. En este sentido, resulta complicado saber cuánto tiempo seguirá así, indican desde la entidad.

En cuanto a la estrategia de ING IM para esta semana, la entidad holandesa apuesta por la deuda emergente hard currency, encontrando muy atractivo el high yield. En lo que a la renta variable atañe, la hora de tomar una decisión respecto en qué mercados invertir, la gestora prefiere la Bolsa europea antes que la estadounidense. En un proceso de asignación de activos, sin embargo, la firma mantiene una posición neutral respecto a la renta variable y la deuda soberana, mientras que sobrepondera el mercado inmobiliario.
 

Noticias relacionadas

Lo más leído