ING IM: “La economía mundial crecerá a un ritmo superior al 3% en 2014”


Optimismo moderado y confianza en la recuperación mundial. Así podríamos resumir las perspectivas de ING Investment Management para la segunda mitad del año. Durante la conferencia celebrada en Londres a principios de julio, la gestora holandesa señaló una serie de factores positivos –como el saneamiento de balances en Estados Unidos, las mejoras de productividad en la Europa periférica y la corrección de desequilibrios en los mercados emergentes−que respaldan su previsión de que la economía mundial crecerá a un ritmo superior al 3% en 2014.

“La situación es cada vez más positiva y el nivel de incertidumbre se ha reducido en el segundo trimestre con respecto a los tres primeros meses del año”, comenta Valentijn van Nieuwenhuijzen, responsable de multiactivos en ING IM (en la imagen). “Los pedidos industriales, el repunte de la actividad de fusiones y adquisiciones y la mejora de la confianza de empresas y consumidores sugieren potencial alcista, y las condiciones de empleo en el mundo desarrollado han alcanzado un máximo post-crisis. Por eso, somos optimistas con respecto al futuro y estamos sobreponderados en renta variable, inmobiliario, crédito y materias primas”.

Oportunidades en renta variable

En renta variable, la casa naranja cree que el sentimiento de los inversores ha pasado de un excesivo optimismo a niveles más neutros, pero sigue encontrando oportunidades atractivas en la clase de activo. “Los fundamentales de la renta variable son muy sólidos”, afirma Patrick Moonen, estratega sénior de renta variable de ING IM. “Los beneficios han crecido un 6,3% en términos interanuales y los dividendos, un 8,6%. La política monetaria mundial sigue siendo acomodaticia y las empresas mantienen unos balances robustos, como demuestra el hecho de que la actividad de fusiones y adquisiciones haya aumentado un 75% en los cinco primeros meses del año, en comparación con el mismo periodo de 2013”.

En ING IM creen que las valoraciones siguen atractivas en términos relativos y que los dividendos aún tienen margen para crecer. En general, se decantan por sobreponderar Europa frente al Estados Unidos, gracias al cambio que están observando en el crecimiento de beneficios del Viejo Continente y porque las caídas en los diferenciales de los bonos periféricos resultan positivas para las bolsas de esos países.

La gestora también está sobreponderada en renta variable japonesa, donde ven potencial alcista y valoraciones atractivas. Por sectores, apuestan por los valores cíclicos que, en su opinión, pasará a dominar la búsqueda de rentabilidad cuando la recuperación económica y de los beneficios gane impulso.

China representa el principal riesgo

En cuanto a los riesgos para los próximos meses, la casa holandesa señala la incertidumbre asociada a la política monetaria de Estados Unidos y el Reino Unido (países que además podrían empezar a sufrir presiones salariales a corto plazo), la amenaza de deflación en la eurozona y las crecientes expectativas de reforma en los mercados emergentes. No obstante, el principal riesgo sigue siendo China ya que, pese a que el crecimiento se ha estabilizado últimamente gracias al repunte de las exportaciones a mercados desarrollados y al modesto estímulo económico, la fuerte corrección del mercado inmobiliario supone una importante amenaza para el crecimiento económico y ha incrementado la presión sobre el sistema financiero chino, que sigue registrando un crecimiento del crédito muy superior al crecimiento nominal del PIB.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído