Tags: Negocio |

Infusive desembarca en España con su hedge fund UCITS Consumer AlphaTM


Café, joyas, maquillaje, cerveza, licores… son bienes del día a día cuyo nexo de unión es la felicidad que brindan; el placer y el bienestar que generan en las personas. Es, además, el foco de la estrategia del hedge fund UCITS Consumer AlphaTM de Infusive Asset Management. La filosofía del fondo es sencilla: se centra en invertir en aquellas compañías con las marcas y productos que mejor satisfacen la felicidad de las personas. La firma ha registrado recientemente su sicav en España con la que quiere empezar a moverse en el mercado nacional. Hablamos con Andrea Ruggeri, consejero delegado, sobre sus planes.

Este long/short de renta variable opera en formato UCITS desde junio de 2016. Desde entonces ha obtenido una rentabilidad acumulada de aproximadamente el 20% con una volatilidad en el rango del 8-10%. Pero es una réplica de la estrategia que los fundadores de la gestora llevan aplicando más de tres décadas al mercado. A día de hoy es fiel a su universo global ya que tiene una cartera diversificada en Estados Unidos (40%), Asia (40%) y Europa (20%). Por sectores, está dividida en tres tercios entre consumo discrecional, consumer staples y consumo digital. 

La clave de la estrategia es el potencial de compounding que tienen las empresas en las que invierten. Más importante que las cifras absolutas de crecimiento anual es la capacidad de hacerlo constantemente durante décadas. Precisamente es el secreto para que estas marcas sean más defensivas y resilientes en periodos de ralentización mundial. Aplicado al proceso de inversión significa que el trading es mínimo. Según cuenta Ruggeri, la cartera es concentrada, con unas 40-50 posiciones y con un horizonte de convicción en una tesis que puede durar décadas. 

Más que la fortaleza presente, la estrategia cuida mucho el devenir futuro de las empresas. Entre sus requisitos está la habilidad de la compañía para “constantemente refrescar” su marca. Un ejemplo interesante es Nestlé y sus cápsulas de Nespresso. “Han innovado en un producto tan comodificado como es el café para transformarlo es una marca premium”, explica el experto. 

No se trata sólo de buscar el lujo, según remarca Ruggeri. “Hay mucha más felicidad en comprarse pasta de dientes por primera vez que un anillo Tiffany’s por tercera vez”, ejemplifica. La cartera del fondo es un reflejo de la mejora de vida en países emergentes, donde la aparición de ingreso discrecional es un motor para el consumo. 

Proceso de inversión

El fondo se apoya en un proceso de inversión que bebe de una pata de análisis cuantitativo y otra de análisis fundamental. El primer paso determina la selección de títulos y se aplica a los mercados globales y a los sectores de consumo discrecional, bienes de consumo, servicios digitales y comunicación. Para ello se sirven de una secuencia de filtros en base a factores como la liquidez, capitalización de mercado, márgenes o crecimiento de ventas. De los 45.000 títulos que entran en el proceso, salen unos 700-1.000 nombres. A partir de ahí empieza el análisis bottom-up, que busca las mejores ideas para las “cestas” propias que componen el fondo. “Decidimos qué productos nos parecen más ricos en cuanto a su capacidad para generar alpha de consumo”, cuenta Ruggeri. 

La parte “corta” de la cartera es la que se emplea para la gestión del riesgo. El equipo se sirve de derivados e instrumentos similares para mitigar la exposición. A diferencia de las apuestas core de la cartera, esta es una pata bastante activa y táctica tanto en la gestión como en su peso en la cartera. Y desde la gestora aseguran no temer ser contrarian con su exposición. Por ejemplo, mientras a la vuelta de verano habían subido su “risk overlay”, para diciembre estaban invertidos al 100%. “Enero es el resultado de no hacer trading, de no sacrificar nuestra convicción ni horizonte temporal. De hacerlo, nos hubiéramos perdido el rally de la renta variable”, se sincera Ruggeri. 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído