Importantes subidas de la renta variable


Durante el mes de diciembre el mercado global de renta variable experimentó importantes subidas, a pesar de los malos datos macroeconómicos. Los bancos centrales de países desarrollados, en términos generales, continuaron con los recortes de tipos y con la toma de medidas fiscales para intentar paliar los daños provocados por la crisis global.

En la zona euro, se ha podido observar una gran dispersión entre los distintos países miembros, donde el DAX logró una subida durante el mes del 3%, mientras que el CAC 40 sufrió una caída del 1,4%. Los datos económicos continuaron decepcionando: la actividad económica continuó deteriorándose y el empleo en el tercer trimestre descendió un 0,1%. La política monetaria adoptada por el BCE durante este mes para intentar paliar la crisis ha sido menos agresiva que en meses anteriores, recortando los tipos 75 puntos básicos hasta el 2,5%. El gobierno francés, además de recortar los impuestos, anunció un plan de 26.000 millones de euros para estimular la economía. Todo ello, hace incrementar su déficit presupuestario al 3,9% de su producto interior bruto.

Por otro lado, las valoraciones de la renta variable europea se mantienen cerca de los mínimos de los últimos 20 años. Las menores rentabilidades continúan proviniendo de los sectores más cíclicos, especialmente de la energía, materiales, industriales y materiales.

En renta fija, los bonos gubernamentales han sido los grandes beneficiados del año, principalmente por su carácter de activo refugio, pero también gracias a los recortes de tipos de interés por parte de los bancos centrales que han ayudado a la disminución de los rendimientos, hasta situarse en mínimos históricos. Los bonos ligados a la inflación sufrieron fuertes ventas en el último trimestre del año como consecuencia de la eliminación de posiciones en inflación por parte de numerosos hedge funds. Los bonos corporativos han alcanzado diferenciales históricamente elevados, afectados por el proceso de desapalancamiento generalizado y la mayor aversión al riesgo. Los bonos high yield han cerrado uno de los peores años de su historia, llegando a alcanzar los diferenciales niveles de 1.800 puntos frente a los 615 puntos básicos de comienzos de año.

Durante el mes de diciembre, los precios de los commodities han sido contradictorios a la vez que volátiles. El precio del petróleo ha continuado cayendo mientras que en el sector de la agricultura, los futuros del trigo, el maíz y la soja han aumentado. El oro, la plata y el níquel también se han beneficiado de un fortalecimiento similar mientras que el aluminio y el cobre han sufrido fuertes caídas.

El mes de diciembre ha sido un mes negativo para el dólar americano, con unas pérdidas del 9,82% frente al euro y de un 5,01% frente al yen.

Lo más leído