Los dividendos mundiales sacan músculo


El tercer trimestre del año no suele caracterizarse por ser el que tenga más fechas marcadas en el calendario de los dividendos. Y, sin embargo, este periodo ha sido muy relevante en lo que va de 2017, tal y como recoge Janus Henderson en su Global Dividend Index: sólo entre julio y septiembre, empresas de todo el mundo repartieron 328.000 millones de dólares entre sus accionistas, una cifra que representa un alza del 14,5% en tasa general y que supone la mayor alza trimestral en más de tres años. En tasa subyacente – es decir, teniendo en cuenta la fluctuación del tipo de cambio- este crecimiento ha ascendido al 8,4%, el nivel más elevado en casi dos años.

La gestora atribuye esta fortaleza en las retribuciones al accionista al pago de abundantes dividendos extraordinarios. No obstante, ha constatado que estos dividendos han aumentado en base subyacente en todas las zonas geográficas, así como en todos los sectores de actividad, si bien las cifras han oscilado en gran medida entre unos y otros. Así, Reino Unido ha sido el país con empresas más generosas con sus accionistas, después de haberse quedado rezagado frente al resto del mundo a lo largo del año pasado. En cambio, los emergentes han sufrido el lastre de China, donde los dividendos han caído por tercer año consecutivo.

Ben Lofthouse, gestor de fondos de estrategia Global Equity Income, resalta este hecho: “En los últimos años, muy rara vez hemos asistido a un crecimiento de los dividendos en todas las zonas geográficas a la vez”. Lofthouse atribuye esta mejora al contexto de crecimiento global sincronizado: “A medida que la economía mundial continúa con su tan ansiada normalización tras la crisis financiera, la confianza mejora y los beneficios empresariales aumentan. Los inversores centrados en la percepción de rentas periódicas están beneficiándose de este crecimiento, ya que se traduce en un incremento de la remuneración al accionista”.

Repaso por regiones

El fuerte desplome de la libra a consecuencia del Brexit, junto con la oleada de recortes y cancelaciones de dividendos de algunas de las cotizadas con mayor peso, causó que Reino Unido terminara 2016 rezagado con respecto al resto de las regiones. Así, resulta notable que el país se haya situado durante el tercer trimestre a la cabeza del ranking mundial de dividendos, al repartir sus empresas – especialmente las mineras- dividendos por valor de 29.600 millones de dólares. Esta cifra supone un crecimiento subyacente del 17,5%, y del 12,7% en tasa general.

En el resto de Europa fueron pocas las empresas que remuneraron a sus accionistas durante el tercer trimestre… con la excepción de España, que es de hecho el país que más retribuye durante el tercer trimestre del año. Janus Henderson indica en su informe que en España “el crecimiento de los dividendos llevaba un tiempo por detrás del resto de la región, si bien ahora muestra indicios de mejora”, dado que éstos se han incrementado un 13,3% en tasa subyacente. “En toda Europa, más de un 90% de las empresas aumentaron su remuneración al accionista en tasa interanual”, explican desde la entidad.

Aunque Reino Unido haya sido la región donde más han crecido los dividendos, no ha sido la que más dinero ha repartido; este honor le corresponde a Norteamérica, puesto que cuatro de cada diez dólares distribuidos en todo el mundo durante el tercer trimestre procedieron de este lugar del mundo. El crecimiento fueacelerado tanto en EE.UU. como en Canadá, con sendas alzas del 9,2% y el 11% en base subyacente. Si bien todos los sectores estadounidenses incrementaron la cuantía de sus dividendos, desde la gestora destacan por haber registrado alzas de doble dígito a las retribuciones de la banca, el software y los semiconductores.

El informe elaborado por Janus Henderson detalla en tercer lugar la evolución de los dividendos en la región Asia-Pacífico (excluyendo a Japón). Casualmente, esta época del año es la más elegida por sus empresas para retribuir a sus accionistas, y de hecho en la gestora han constatado un incremento del 36,2%, hasta 69.600 millones de dólares, “gracias al impulso de los más que generosos dividendos extraordinarios de Hong Kong”. El crecimiento subyacente se mantuvo en el 12,1%, y se constató que en Hong Kong, Australia y Taiwán se batieron récords. Sin embargo, el resultado de la región se vio afeado por la distribución de retribuciones en China, que volvieron a caer ligeramente en tasa interanual. En la gestora creen que esta tendencia “indica que el gigante asiático podría registrar su tercer año consecutivo de descensos en 2017 tras años de incesante crecimiento”.

2017, año récord

Como consecuencia de este crecimiento, el índice que elabora Janus Henderson ha batido máximos desde su lanzamiento en 2009, hasta alcanzar los 168,2 puntos. En la firma anticipan que 2017 termine con datos de récord respecto a la cuantía de los dividendos, y de hecho han revisado su previsión al alza: ahora esperan que se establezca un nuevo récord de dividendos, en 1,25 billones de dólares (equivale a un incremento del 7,4% en términos generales y del 7,3% en tasa subyacente). Prueba de la fortaleza creciente de los dividendos es que, a lo largo de este año, Janus Henderson se ha visto obligada a revisar sus previsiones al alza en hasta 91.000 millones de dólares.

“Tras asistir a cotas récord de dividendos en el segundo y el tercer trimestre, todo apunta a que las empresas cotizadas a escala mundial lograrán un máximo histórico en cuanto a repartos totales anuales este año”, enfatiza Lofthouse. Éste añade que el crecimiento subyacente “casi duplica nuestra previsión de comienzos de año, gracias a una expansión económica generalizada y sincronizada en todo el mundo, al tiempo que la tasa de crecimiento general se ha visto impulsada por la depreciación del dólar y el aumento de los dividendos extraordinarios”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente