¿Impacto para PIMCO en Chile? “Las AFP podrían tener incorporado este escenario”


¿Qué hacer cuando un gestor se va? Y por parte de la gestora, ¿qué impacto esperar y cómo mitigarlo o reconducirlo? Son dos preguntas que surgen cuando un portfolio manager abandona una firma después de haberse convertido en un baluarte de la gestión, de tal forma que su figura se ligue con la marca. Algo así es lo que sucede con Bill Gross, que a sus 70 años ha abandonado PIMCO, la gestora que él fundó, después de 43 años en la firma.

Tras su marcha a Janus Capital cabe preguntarse por los efectos para PIMCO. Gross era el gestor del PIMCO Total Return Bond Fund, con más de 21.000 millones de dólares bajo gestión y hasta hace poco el fondo de renta fija de mayor tamaño en el mundo. Pero además, como director general y director de inversiones de PIMCO supervisaba la gestión de más de 1,9 billones (millones de millones) de dólares.

En Chile, las AFP, principales inversionistas institucionales del país, tenían al cierre de agosto algo más de 1.500 millones de dólares invertidos en productos de PIMCO. En concreto, tienen posiciones de más de 100 millones en el Global Bond Fund, el Income Fund, el World Gemloc Master Fund y en el Emerging Markets. Todos ellos de renta fija. A estos hay que sumarle un fondo de acciones norteamericanas, el PLC Stock Plus Fund. Sin embargo, nada en el fondo que administraba directamente Bill Gross. Aun así, su figura estaba ligada a la de PIMCO, que con la vuelta de los fondos irlandeses a la CCR había triplicado su posición en las carteras de las AFP.

Así, la marcha de Gross llega en pleno crecimiento de la que era su casa en la industria chilena de asset management. “Aún es temprano para valorar el impacto”, consideran fuentes del mercado. Más allá de esto que es evidente, y de la sorpresa al conocer la noticia, las fuentes consultadas por Funds People Latam opinan que el escenario que se abre para PIMCO podría no haber sido ignorado por los equipos de inversiones de las AFP.

Ya el pasado mes de marzo, Mohamed El-Erian, socio de Gross, abandonó el barco. Aunque El-Erian nunca llegó a revelar los motivos que precipitaron su salida, ésta se llevó a cabo después de un 2013 que terminó como el peor año en dos décadas para la gestora, al sufrir fuertes pérdidas por sus apuestas en renta fija estadounidense, y en medio de las disputas mantenidas con el propio Gross, recuerdan en Funds People. “En este escenario, las AFP podrían haberse preguntado qué pasará en el futuro con Bill Gross”.

Pese a ello, desde que Moody’s devolvió el investment grade a Irlanda, vehículos de PIMCO han ido apareciendo en el listado de instrumentos aprobados por la CCR mes tras mes, y los selectores han mirado hacia ellos con buena predisposición. No en vano, los 1.500 millones de dólares que manejaba la casa estadounidense de las pensiones chilenas a 31 de agosto; contrastan con los 500 millones de diciembre. “Creo que los fondos de pensiones tenían internalizado en sus düe dilligence sobre los productos de PIMCO que Bill Gross podría dejar de formar parte de la gestora en el futuro”, comenta una fuente conocedora del mercado chileno que prefiere hacerlo off the record.

Este mismo experto, considera que aunque hay que esperar el devenir de los fondos de PIMCO en los próximos meses, así como observar las decisiones de las AFP, y aunque reconoce la importancia de la figura de Bill Gross, “PIMCO ha llegado a una institucionalidad que ha trascendido más allá de Gross, y seguramente esto esté en el análisis de los selectores”.

Noticias relacionadas

Lo más leído